Ciclismo

El camino de Nairo: Desde su victoria en el Giro hasta La Vuelta 2016

El ciclista ha tenido un camino de alegrías y de mucho trabajo desde su victoria en Giro de Italia 2014 hasta la actuación en Vuelta a España 2016.

El camino de Nairo: Desde su victoria en el Giro hasta La Vuelta 2016
JOSE JORDAN AFP

No cabe duda que Nairo Quintana es uno de los ciclistas más exitosos de Latinoamérica y para muchos el más gigante pedalista y deportista de Colombia. Sus triunfos a lo largo de su carrera lo demuestran, dan fe de que el boyacense solamente le gusta ganar y trabajar en equipo.

Siempre está atento a las indicaciones de sus entrenadores, sus sentidos siempre están activos, escucha y observa con detenimiento, y habla cuando tiene que hablar. No pone cuidado a las críticas destructivas y tomas las mejores decisiones para estar a tope física y mentalmente.

Si hay que guardar reposo, lo hace, así mismo cuando hay que atacar en la montaña o solamente ir en el pelotón. Es muy tranquilo. Es un deportista muy completo y lo han cuidado mucho en el Movistar, equipo que brindó garantías y un panorama amplio para ganar títulos.

El título del Giro de Italia llegó en el mejor momento para él y para el ciclismo colombiano, todo estaba dado para que obtuviera su primera corona en una grande porque tenía el terreno, el apoyo sin igual de un país y un equipo que trabajó hacia esa meta.

El panorama se abrió para muchos ciclistas colombianos. Ese título volvió a mostrar lo mejor de los ‘Escarabajos’, que desde las épocas de Luis Herrera esas cualidades se guardaron.

Tras el color rosa y luego de protagonizar una foto para el recuerdo, estando en lo más alto del podio y mientras entonaba el himno de Colombia tenía a su hija en brazos, el camino de Nairo Quintana no ha sido para fácil pero sí muy satisfactorio.

Desde el Giro 2014 a La Vuelta 2016, Nairo Quintana no ha parado, o tal vez unos días sí lo hizo, en diciembre pasado, cuando se le vio celebrando y disfrutando en los aguinaldos de Tunja al lado de sus paisanos y al son de Silvestre Dangond (una fiesta merecida).

En ese trayecto de tiempo el camino ha sido de mucho trabajo y de entrenamientos, afrontando carreteras con condiciones climáticas extremas, con calor o con frío; y algunas veces sufriendo altibajos en su salud o duras caídas, que han forzado el retiro en carreras importantes, como pasó recientemente en los Juegos Olímpicos.

De Italia partió a España

El Giro de Italia tuvo un comienzo complicado porque una caída opacó la primera semana de competencia, además de una bronquitis que hizo pensar en el retiro. Fue tenaz y nada salía como lo planeado.

Su talento y disciplina para la recuperación ha sido clave en toda su carrera. Eso mismo lo llevó a la resurrección en plena competencia. Se vistió con la ‘Maglia Rosa’ luego de ganar la etapa 16 que contó con montes míticos italianos: Paso Galvia, Paso del Stevio y Val Martello.

Ahí, en esa fracción, Nairo Quintana ganó el Giro de Italia 2014. La cronoescalada de la fracción 19 reafirmó el talento de escalador del oriundo de Cómbita.

Al Tour de Francia de ese año el boyacense no asistió y prefirió preparar la Vuelta España de septiembre. Tras dos meses de entrenamientos, en agosto de 2014 volvió a la escena, a la Vuelta a Burgos, donde volvió a la victoria tras vencer por tres segundos a su compañero del Movistar, Dani Moreno.

Este triunfo ratificó su favoritismo para la Vuelta a España 2014, que se pintaba de un hermoso color rojo para Colombia.

Nairo Quintana, quien iba de líder de la carrera, sufrió una dura caída durante la contrarreloj individual en un largo descenso, que lo hizo perder más de tres minutos y quedar prácticamente sin opciones.

Al otro día sufrió una nueva caída en la que se fracturó uno de sus hombros y le tocó abandonar la competencia española. Tuvo reposo hasta el fin de la temporada. Así fue ese año.

El objetivo era el sueño amarillo

Empezó el año 2015 con la meta de lograr el título del Tour de Francia. Era en lo único que se pensaba en el entorno del Movistar Team.

Ganó la Tirreno Adriático, donde era el favorito. Esta carrera, que se corre en Italia con unas temperaturas demasiado bajas, Nairo Quintana triunfó luego de ganar la etapa reina que terminó en el mítico Monte Terminillo.

Llegó el Tour de Francia donde el objetivo de Nairo era ganar. Hizo un buena carrera pese a perder tiempo las dos primeras semanas. Siendo tercero afrontó las etapas montaña y logró ascender al segundo lugar tras los ascensos a La Toussuire y el histórico Alpe D’Huez.

Al final, quedó a un minuto doce segundos ante Chris Froome, quien no tuvo rival en esa carrera pese a que Nairo trató de llegar al maillot amarillo.

Francia nuevamente en la mira

El 2016 y otra vez el sueño de Tour. Empezó la temporada de mejor manera para los Quintana Rojas. El Tour de San Luis pintó de alegría a Colombia gracias a Dáyer Quintana, hermano de Nairo, quien ganó la competencia argentina.

El ‘capo’ del Movistar fue segundo y aunque no se note mucho, él dio una ayuda grandiosa para que su hermano saliera vencedor.

Antes del Tour ganó la Ruta del Sur en junio pasado y reafirmó su favoritismo.

Lamentablemente el Tour de Francia no lo pudo ganar en este año y Froome nuevamente demostró su superioridad. Nairo no pudo hacerle frente al británico en la montaña y además el boyacense fue víctima de una alergia que lo relegó al tercer lugar.

No fue a los Juegos Olímpicos y se dio de baja faltando días para la competencia. Desde ese momento empezó la planificación para la Vuelta a España, título que también le había sido esquivo.

Desde el 27 de agosto es el líder de la carrera, lo cedió por un día, pero lo recuperó inmediatamente. Todo le ha salido como lo planeado.

Ahora más que nunca Nairo Quintana lo tiene todo para seguir demostrando que es el mejor deportista de la historia de Colombia sin todavía haber ganado el Tour de Francia.