Actuación lamentable del Sky

Hasta ahora, sin duda, la mejor etapa de la Vuelta 2016. Corta, pero decisiva, que deja a Nairo Quintana más cerca de su objetivo. Se ha demostrado la importancia de estar bien colocado desde el principio. Contador, al que vi calentando intensamente en la salida, atacó de inicio y de los favoritos, sólo el colombiano estuvo atento. El Sky no se situó como debía en ese momento y eso marcó el resto de la etapa. Froome tampoco estuvo donde debía y además se quedó solo. Llegó a la meta mirando hacia atrás y con cara de pocos amigos.

Los fugados se entendieron a la perfección y consiguieron su objetivo. El grupo de Froome pudo haberse esperado y juntarse con el resto de Sky, pero la tensión de carrera era máxima. El Tinkoff y Contador, que siempre lo intenta, fueron los causantes de todo pero para luchar por la etapa habría tenido que guardar algo. Quintana demostró la responsabilidad de ser el líder de su equipo ya que hasta ayer, con la contrarreloj que queda por disputarse, Froome era el líder virtual de la carrera. El Tour creó dudas en el colombiano pero en la Vuelta está mostrando su talento.