Quintana no está siendo tanto

La Vuelta parece que ya tiene dueño: Froome. Quintana no pudo sacarle un solo segundo en la etapa reina. Una etapa dura, auténtica, con cuatro puertos serios donde los haya. Si la Vuelta tuvo que irse a Francia para encontrarlos, se fue. Había que ofrecer al colombiano un terreno propicio para que atacara, igual que lo tendrá Froome en la crono del próximo viernes. No lo aprovechó, y será difícil que pueda llegar a la crono con los dos minutos y medio de ventaja que considera necesarios para mantener el liderato. Froome es mucho Froome, según se está viendo. Pero también, que Quintana no está siendo tanto. En una etapa diseñada para un escalador nato como él, le superó hasta Konig, escudero de Froome.

Pero no sólo Konig. Vale que le ganaran Gesink y otros ciclistas que se reservaron para esta etapa. También le aventajaron quienes, a su nivel, están disputando la Vuelta con la misma intensidad, bien por defender sus posiciones en la general, bien por ser los líderes de sus respectivos equipos. Son los casos de Elissonde, Silin, Bennett, Yates, Talansky y Chaves. Ninguno llegó descansado al Aubisque, y pese a ello todos cruzaron la meta por delante de Quintana. Además, el hecho de que Contador, con lo mal que está el hombre (en cuanto hay un ataque se queda), sólo perdiera 20 segundos con respecto a Quintana, lo dice todo. Froome será el mejor, pero de Quintana se esperaba más. La historia se empieza a repetir.