Froome no ha venido de paseo

A pesar de que muchos pensaban que Chris Froome venía a la Vuelta a España a pasearse unas cuantas etapas, lucirse como ganador del Tour y volver a casa, el británico les ha cerrado la boca a golpe de bicicleta. Froome viene a ganar la Vuelta, respeta una carrera que le lanzó a la fama y, afortunadamente, el buen nivel que está ofreciendo Nairo nos ha permitido disfrutar del duelo que se esperaba para el Tour. Una pelea sin contemplaciones entre los dos grandes favoritos. No hay dudas, Froome o Nairo se vestirán de rojo en Madrid.

Pero no sólo ellos están sabiendo responder al nivel que exige una carrera de estas características. Contador nunca defrauda. Ya de por sí, disputarle la victoria final a estos dos gigantes habría sido muy complicado. Pero si a ello le unes una doble caída en el Tour y otro severo revolcón en la Vuelta cuando estabas a punto de salir de ese oscuro túnel, pesa. Luchará por el podio, aunque otros en su lugar habrían preferido esconderse, dejar que los días corran y pasar totalmente desapercibido. Él puso ayer a su equipo a trabajar para intentar conseguir un triunfo que no llegó. Merece todo el respeto del mundo.