Paz en Colombia

Deporte y paz (I): Drogba y un partido para el fin del conflicto

El pasado miércoles, las Farc y el Gobierno firmaron el acuerdo final. En esta primera entrega de Deporte y Paz, el caso de cómo el fútbol abrió el camino para el fin de la guerra en Costa de Marfil.

Deporte y paz (I): Drogba y un partido para el fin del conflicto

El surgimiento de la generación dorada de Costa de Marfil coincidió con la guerra civil del país africano. El nuevo milenio vio cómo jugadores como Didier Drogba, Yaya Toure, Emmanuel Eboue y Salomon Kalou, entre otros hacían, de "Los Elefantes" la nueva potencia africana. Paralelamente, estalló en 2002 una guerra civil entre el gobierno del entonces mandatario Laurent Gbagbo y las fuerzas rebeldes (ubicados en el norte del país y mayoritariamente musulmanes) de Alassane Ouattara.

En junio de 2007, un año después de que Costa de Marfil clasificara a su primer mundial de fútbol, Didier Drogba lideró una iniciativa para que el partido de la Copa de África ante Madagascar se jugara en la capital rebelde de Bouake. Esto significaría que cualquier persona que quisiera asistir al juego, incluidos miembros del gobierno, deberían cruzar la línea de batalla entre Yamusukro y Bouake.

Gilles Yapi-Yapo, jugador de "Los Elefantes", en entrevista para la BBC de Londres: “Antes del partido teníamos miedo. Pero las personas de allá estaban muy felices porque muchos nunca habían visto a su selección jugar”. Drogba cantaba el himno con su mano derecha en el corazón y con sus ojos cerrados. A su lado, el arquero lloraba desconsolado mientras el estadio entero entonaba las palabras de la melodía nacional. A ellos se les unieron militares del gobierno y fuerzas armadas rebeldes de Bouake. El partido terminó 5-0, y fue Drogba quien se encargó de marcar el último gol a los 87 minutos.

Didier DrogbaSeguidores de "Los Elefantes" reconocen la importancia de Drogba en el intento para finalizar la guerra civil.

Ese partido comenzó el proceso de desarme de ambas partes yfue  el inicio de una elección presidencial democrática en 2010. Laurent Gbagbo, presidente y candidato, no aceptó la derrota en las urnas y anuló la victoria de su rival Alassane Ouattara, generando el inicio de otro periodo de guerra civil en Costa de Marfil. A mediados de 2011, Ouattara, apoyado por el gobierno francés, retomó el control del Estado mientras que Gbagbo fue arrestado y actualmente espera juicio por la muerte de más de 3,000 personas. En octubre de 2015, Ouattara fue reelegido en las urnas como presidente por los próximos cinco años.

Pasaron cuatro años desde esa victoria frente a Madagascar en Bouake. Fue ese partido de fútbol que dio las bases para que se comenzara a hablar de paz en Costa de Marfil.