James y el mensaje de Zidane

El dolor de cabeza de Zidane a la hora de confeccionar, no solo el once sino la lista de convocados para el partido contra el Celta, va a ir ‘in crescendo’. A menos de una semana vista para el cierre del mercado, la decisión que tome respecto a James Rodríguez va a ser escudriñada con lupa, especialmente por los clubes interesados en el colombiano. Si nos atenemos a los antecedentes, lo más probable es que no entre en el once inicial, donde Modric recuperaría su lugar natural, a pesar de la gran imagen de su compatriota Kovacic, junto a Kroos y Casemiro en la medular. Lo normal es que Zizou repita en ataque con Asensio, Morata y Bale, tras sus excelentes prestaciones en San Sebastián.

Aunque el desarrollo del partido contra el Celta va a influir en el perfil de los cambios, no sería nada descabellado que James, tercer sustituto en Anoeta, no tenga ni un solo minuto en el Bernabéu. Más que un indicio, habría que considerarlo una evidencia. También podría optar por darle toda la confianza que le ha faltado desde que asumió la dirección del banquillo madridista. A la espera del regreso de Cristiano y Benzema, sería un espaldarazo o la puntilla definitiva. Es difícil encontrar término medio, una invitación a quedarse o a marcharse.