WASHINGTON WIZARDS

Los Wizards pagan 39M a sus dos estrellas: "No nos gustamos"

El primer reto de Scott Brooks en el banquillo de los de DC es acabar con la lucha de egos existente entre John Wall y Bradley Beal. "Debemos dejar el orgullo a un lado".

Los Wizards pagan 39M a sus dos estrellas: "No nos gustamos"
Geoff Burke DIARIO AS

Cuando los Wizards hicieron oficial la contratación de Scott Brooks, más de uno soñó en DC con el regreso de Kevin Durant a casa. Ya con los pies en el suelo, la realidad de los magos pasa por regresar a los Playoffs. Nada de pelear por el anillo. Al menos hasta que su backcourt titular (uno de los más talentosos y con mayor potencial de la NBA) logre entenderse sobre la cancha y empiece a remar en la misma dirección. Nos referimos, a John Wall (número uno del draft 2010) y a Bradley Beal (tercero en el de 2012). Y es que, en una reciente entrevista en la CSN, el base ha reconocido los problemas que ambos han venido arrastrando desde que comparten vestuario. "A veces tendemos a no gustarnos (dislike) sobre el parqué. Tenemos que dejar nuestras diferencias a un lado", comentó Wall.

Unas palabras a las que Beal otorga veracidad. "A veces los dos perdemos de vista el hecho de que nos necesitamos el uno al otro. Yo no estaría donde estoy sin John y él no tampoco sin mí y el resto del equipo", explica. ¿El motivo de esta falta de entendimiento? "El orgullo. Debemos dejarlo a un lado. A veces es complicado cuando se juntan dos machos alfa", añade el escolta. Beal, un explosivo anotador con una gran tiro exterior, espera en su quinta campaña profesional dejar a un lado los problemas físicos que tanto le han lastrado en sus inicios. Pra aello, cuenta con la confianza de la franquicia capitalina. No en vano, este verano ha renovado por 128 millones de dólares a repartir en los próximos cinco cursos.

Un millonario acuerdo que le colocará en el primer lugar del escalafón salarial del equipo, por encima de un Wall que ya ha sido tres veces all star. El base de North Carolina firmó una extensión de contrato por cinco temporadas y 80 millones. Otros tiempos, la NBA no había firmado por entonces su nuevo multimillonario contrato televisivo. Circunstancia que hace que las ganacias de Wall en la próxima campaña rocen los 17 kilos. Cantidad notable, pero lejos de los 22 que percibirá Beal. En otras circunstancias esto no debería ser un problema (Curry será este año el cuarto mejor pagado en los Warriors), pero dados los antecedentes... Brooks debe emplearse a fondo desde el principio para resolver esta lucha de egos. Sólo así los Wizards podrán hacerse un hueco en el panorama actual de la NBA.

Para los más despitados, Wall explica la receta para el éxito: "Ahora que tienes tu dinero, debes mejorar tu juego. Quiero que seas un all star tanto como yo lo soy. Si jugamos bien como un tándem, como hacen el resto de superestrellas que también forman un backcourt, una noche será la tuya, otra la mía y habrá otras que se conviertan en la noche de los dos. En esas será complicado ganarnos". Sólo queda aplicarse el cuento.