VUELTA A ESPAÑA | 3ª ETAPA

Nairo, sexto en etapa 3 y quinto en la general de la Vuelta

Rubén Fernández, de Movistar es el nuevo líder de la Vuelta. Venció escapado el francés Geniez. Esteban Chaves, cuarto en la general.

Nairo, sexto en etapa 3 y quinto en la general de la Vuelta
CHEMA DIAZ DIARIO AS

La vida avanza sin freno. Hace cuatro años, en el estreno del Mirador de Ézaro como meta de la Vuelta a España, Purito Rodríguez ganaba con 8 segundos sobre Alberto Contador, 13” sobre Alejandro Valverde y 23” sobre Chris Froome. Hoy Purito es un reciente jubilado, que sigue la carrera con añoranza desde su casa, pero en su lugar ha aparecido un nuevo nombre: Rubén Fernández, murciano de 25 años, ganador del Tour del Porvenir en 2013 y… actual maillot rojo.

A Rubén Fernández le llaman el ‘Escayolas’, no porque tenga ningún propensión a las fracturas óseas, sino porque su padre se dedica a ese negocio. De los seis últimos ganadores del Porvenir, cinco tomaron este lunes la salida en la etapa. Y todos fueron protagonistas, por una u otra razón. Fernández (2013), porque fue el mejor en el grupo de favoritos. Nairo Quintana (2010) y Esteban Chaves (2011), porque entraron delante y ambos están empatados en la general a 17 segundos del líder.Warren Barguil (2012), porque se retiró por una sinusitis. Y Miguel Ángel ‘Superman’ López, porque apuntaba a revelación de la Vuelta pero se cayó a 8 kilómetros de la meta y perdió todas sus opciones. La vida avanza sin freno. Y los jóvenes se abren paso.

Como la vida avanza, el Contador que vimos este lunes en Ézaro no es el Contador de 2012. El madrileño cedió en torno a medio minuto con los gallos y ya se encuentra a 1:31 en la general. Su pérdida en la crono bien podría asignarse al bajo nivel de su equipo, pero en esta tercera etapa ya era un cara a cara con los rivales. En el primer acelerón del Movistar, ahí estuvo Contador, donde no pudo estar Chris Froome. Pero la subida gallega, dos kilómetros con rampones del 29%, dio una vuelta a la tortilla. Mientras el jefe del Sky hacía su remontada habitual, el de Pinto se descolgaba. Resta muchísima Vuelta, no es un tópico, pero no pinta bien para Contador. Su carácter indómito y rebelde no le permitirá rendirse tan pronto. Hay que esperar. Y quizá no mucho. Este martes se sube a San Andrés de Teixido, una ascensión más tendida. Una nueva oportunidad para renacer.

La vida avanza para todos, menos para uno: Alejandro Valverde. El murciano cruzó la meta tercero y ya acaricia el maillot rojo, a siete segundos de su paisano Fernández. Valverde fue tercero en el Giro de Italia, sexto en el Tour de Francia… Y ahí sigue. Quizá el apodo de Superman haya que traspasárselo a él. O también podríamos llamarle Dorian Gray. Sobre la carretera no envejece.

El ‘Escayolas’ alzó los brazos al cruzar la meta de Ézaro. Seguramente pensó que había vencido. La celebración le vale igual para celebrar su primer puesto de la general, pero el triunfo fue para otro. Por delante, 21 segundos antes, se había coronado Alexandre Geniez, que hizo buena la fuga de la jornada tras soltar a Pieter Serry y Simon Pellaud. Al francés de 28 años se le da bien esta carrera, donde ya ganó la etapa reina de los Pirineos en Peyragudes en 2013 y terminó noveno en 2015.