Temas del día Más temas
P. P. San Martín

Kroos no consigue dar la seguridad de Casemiro

Regreso de Kroos. Zidane quiso probar un 4-3-3 ante el Reims, en el retorno de Kroos y Bale al equipo. La línea medular estaba formada por Modric-Kroos-James. Casemiro no tenía puesto en este once, ya que en ataque se alineaban Bale-Morata-Asensio, sin sitio para un jugador más. No obstante, la categoría de los tres del centro debía sobrar para imponer ritmo y juego ante los franceses, pero... En el minuto seis el Reims recuperó un balón en su medio campo y montó una contra que supuso el 0-1. Una jugada de profunda lectura: los centrales Ramos y Nacho estaban ‘vendidos’ sin la presencia de un blindaje por delante. Ese blindaje se llama Casemiro.

Alerta táctica. Este primer gol, igual que otras acciones similares durante la primera parte, deben poner en alerta a Zidane. Si el modesto Stade de Reims consiguió llegar tan fácil a gol, qué podrá ocurrir contra rivales de mayor entidad. Esta garantía atrás fue la razón y el éxito de Casemiro en la pasada temporada, en el ejercicio de un papel oscuro pero clave: equilibrar el dibujo, ser referente de pase y dar un plus de seguridad a los centrales.

Capacidad de recuperación. Los números de la temporada pasada defienden la titularidad de Casemiro por esa función de recuperación de balón. Alcanzó una media próxima a los diez balones recuperados por encuentro, en las tres competiciones. Kroos se quedó en seis cortes de jugada contraria por partido. Las condiciones de juego de Kroos no son las del brasileño, y Zidane sabe perfectamente que debe resolver un problema.

Mucho media punta y sólo un pivote. Si Zidane tira por el 4-3-3 obligado por la BBC o ahora por Morata, que jugará en cuanto falle Cristiano, Benzema o Bale, no encontrará sitio para meter a un media punta, ya que en la medular debe situar a Casemiro por razón obligada de equilibrio y dos jugadores más. Estos puestos están cantados para Kroos y Modric. Mientras que Isco, James, Asensio... deberán conformarse con el banquillo y con ganarse un puesto en la medular partiendo desde una banda. Pero lo inquietante es que Casemiro no tiene un relevo de sus características, al confirmarse que Kroos no funciona en ese papel de marcado énfasis expeditivo.

Arranque en Anoeta. Después del test del Trofeo Bernabéu, Zidane debe mover ficha. Las bajas de Cristiano y Benzema permitirán al técnico cierta flexibilidad en el once inicial, con entrada de Casemiro. Resulta fundamental.