F1

¿Por qué Juan M. Fangio es más grande que Fernando Alonso?

Un estudio de la Universidad de Sheffield sitúa al pentacampeón como el piloto con mejor rendimiento según fórmulas matemáticas y variables.

Por qué Fangio es el más grande de la historia y Alonso el tercero
Klemantaski Collection Getty Images

Siempre nos ha gustado el deporte ficción. ¿Quién es el mejor futbolista de la historia? ¿Pelé, Maradona, Messi, Di Stéfano? Y el mejor tenista, ¿Sampras, Federer, Nadal, Djokovic? Nos gusta enfrentar mitos, juntar en un mismo terreno de juego las habilidades de unos y otros. Es un ejercicio que también podemos llevar a la F-1, aunque ahí entra en juego un ingrediente adicional: el coche. Un estudio de la Universidad de Sheffield revela, a través de estadísticas y fórmulas matemáticas, quién es el mejor piloto de la historia. Nació en Balcarce, provincia de Buenos Aires, y lo apodaban El Chueco. El campeón de esa F-1 Ficción no es otro que Juan Manuel Fangio.

El podio de ese estudio dirigido por el profesor Andrew Bell, que tiene en cuenta el rendimiento de pilotos, equipos y monoplazas, lo completan Alain Prost y Fernando Alonso.

En sus fórmulas se incluyen variables como las temporadas, las condiciones meteorológicas o el tipo de circuito (permanente o urbano); también los resultados de los equipos o el número de pilotos que corrían cada gran premio. El resultado final ofrece algún que otro Maracanazo como el de ver a Christian Fittipaldi en 12ª posición. El estudio lo justifica por su balance de resultados respecto a sus compañeros de equipo o por el bajo potencial de las escuderíasen las que militó. Lo que la F-1 no logró, casi lo logra la Universidad de Sheffield. Que Christian sea el Fittipaldi bueno y no Emerson.

Top 50 de pilotos por su rendimiento

Las fórmulas dan 11 títulos a Schumacher


De 1950 a 2014. Ese es el período analizado por el estudio, que ofrece perlas como un cuadro con los campeones reales y, a su lado, los que depararían las fórmulas utilizadas por el profesor Bell. La Universidad de Sheffield da por buena su capacidad de predicción al argumentar que “el campeón real fue pronosticado en más de la mitad de los años y sólo en tres carreras el campeón pronosticado acabó fuera del podio”. Y lo justifica: “Muerte de Senna, fractura en una pierna de Schumacher y retirada de Reutemann”. En algunos casos, la diferencia entre el campeón que pasó a la historia y el que pronostica el estudio fue mínima. Por ejemplo, los tres puntos que separaron a Prost (real) de Piquet (virtual), tercero en 1986; los tres entre Senna (real) y Prost (virtual), segundo en 1988; o los tres de Vettel (real) sobre Alonso (virtual) en 2012. Ya saben, Interlagos. Aquella victoria de Button.

Campeones reales y virtuales según las fórmulas del estudio.