presentado por
Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

Real Madrid

Zidane hace debutar a su hijo Enzo con el Real Madrid

Enzo Zidane, hijo de Zinedine, se estrenó con el primer equipo. La primera vez que un entrenador madridista hace debutar a su hijo con la camiseta blanca. Jugó los primeros 45' con el resto de canteranos.

Enzo Zidane debutó el miércoles como jugador de la primera plantilla del Real Madrid. Su entrenador, que a la vez es su padre, Zinedine, le dio la alternativa en el descanso del encuentro que los blancos disputaron en Ohio. Curiosamente, era la primera vez que un entrenador madridista hacía debutar a su hijo con la elástica blanca en sus 114 años de historia. Luca, hermano suyo y que también ha viajado a la gira por tierras canadienses y americanas, se quedó en el banquillo sin estrenarse finalmente (sus otros dos hermanos, Theo y Elyaz, también militan en las categorías inferiores merengues).

No es la primera vez que Enzo se entrena con la primera plantilla, aunque sí en un a pretemporada. A lo largo de estos casi siete meses en los que su padre lleva dirigiendo a la plantilla blanca, ha participado en numerosos entrenamientos en Valdebebas. Y fue un asiduo durante la época de Benítez. Sin embargo, fue Mourinho quien le subió por primera vez con los mayores. Fue en 2011, aprovechando un parón por el Virus FIFA con el consiguiente éxodo de internacionales con sus respectivas selecciones. Contaba con 16 años de edad (militaba por entonces en el Juvenil C), y deleitó al técnico portugués con un golazo en el partidillo. Ahora, cinco años después hace historia en el club blanco.

Zidane, durante el partido ante el PSG.

Curiosamente, en las categorías inferiores madridistas sí ha habido casos de padres entrenadores e hijos jugadores. Sin ir más lejos, en la temporada 2006-07, cuando Míchel dirigió a su hijo Adrián en Segunda B.

En España ha habido carios casos llamativos. El más popular fue el de Johan Cruyff y su hijo, Jordi. Padre e hijo lucieron en el Dream Team del Barça: estuvieron en la primera plantilla azulgrana desde 1993 hasta la marcha del técnico holandés. También Pepe Moré y su hijo, Xavi, que estuvieron juntos en el Valladolid (2002) y en el Castellón (2005). También a nivel internacional ha habido casos de padre técnico e hijo futbolista en el mismo equipo. El más famoso fue el de Cesare Maldini con su hijo Paolo, al que entrenó tanto en la selección italiana como en el Milán.

Resulta llamativo que en el Mundial de Sudáfrica, en 2010, dos seleccionadores convocaron a sus hijos y les hicieron jugar en un Mundial: El americano Bob Bradley citó a su hijo Michael, haciéndole jugar en los cuatro encuentros que disputó la selección de las barras y estrellas. También Vladimir Weiss, máximo responsable técnico de Eslovaquia en aquel campeonato, convocó a su hijo, Vladimir, para la cita mundialista.

El más reciente es el de Henrik Larsson, técnico del Helsingborg sueco, que no ha permitido a su hijo Jordan ir a la cita olímpica de Río. ¿El motivo? El Helsingborg marcha en duodécima posición en la Liga sueca, compuesta por 16 equipos. “Entiendo que le perjudica, pero tenemos un ataque carente de efectivos y no podemos renunciar a mi hijo”. Palabra de padre. Palabra de entrenador.