presentado por
Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

Selección Colombia Femenina

Los consejos que le dio ‘el Cholo’ Simeone a Nicole Regnier

La delantera caleña se tatuó en su antebrazo los aros de los Juegos Olímpicos, donde estará con la Selección femenina nacional. Antes, habló con AS Colombia.
Colombia - Brasil: Copa América Femenina, fase final

Los consejos que le dio ‘el Cholo’ Simeone a Nicole Regnier
Héctor Fabio Gruesso AS Colombia

Pareciera exagerado ubicar a Nicole Regnier en una cancha de fútbol, entrando en un duelo por el balón, transpirando y celebrando un gol. Su apariencia física dista de los verdes rectángulos. La joven vallecaucana (28 de febrero de 1995) probó con las raquetas, jugó tenis y squash, pero le juró amor a la pelota. En Río de Janeiro cumplirá uno de sus sueños y lo marcó en su piel desde que conoció que era una de las 18 seleccionadas por el técnico Felipe Taborda para disputar con la Selección femenina de Colombia los Juegos Olímpicos de 2016.

Regnier, actualmente vinculada al Rayo Vallecano español, tuvo en el Atlético de Madrid, más que una experiencia futbolística, una capacitación para su proyecto de vida, el tutor fue el argentino Diego Pablo Simeone, la caleña gozó de los mensajes del ‘Cholo’ durante su paso por el conjunto 'colchonero'.

Tras una práctica en el estadio Pascual Guerrero, Nicole Regnier habló con AS Colombia.

El tatuaje de los aros de los JJOO: “Me lo hice el día que me incluyeron en la lista de 18 jugadoras, era una promesa que tenía con mi papá desde que estaba muy niña; aseguramos que si algún día iba a los Juegos Olímpicos, nos tatuábamos los aros y así fue. Cuando el ‘profe’ dijo mi nombre en la rueda de prensa, fue un momento de mucha alegría en mi casa, de lágrimas, de mucha felicidad y fuimos a tatuarnos, mi papá (Erick Regnier) se lo hizo en el hombro”.

Otros deportes que seguirá en los Olímpicos: “BMX es uno de los deportes que más me gusta y que apoyo, además, tenemos muy buenos deportistas en nuestro país en esta disciplina y sé que nos van a dar muchas alegrías en estos Juegos Olímpicos. Admiro muchísimo a Mariana Pajón y ella lo sabe, aunque no dialogamos”.

Si no hubiera sido futbolista: “Me hubiera gustado ser tenista, jugué varios torneos en Cali. También practiqué Squash, pero después me di cuenta que lo mío era el fútbol, cuando me comenzaron a llamar a la Selección Valle, yo apenas tenía 12 años y empecé a compartir con jugadoras más grandes, como Ingrid Vidal, Laura Cosme, Carmen Rodallega, ellas eran las estrellas, mis referentes, y me enseñaron muchas cosas que hoy les agradezco”.

La interacción con los jugadores del Atlético: “El jugador del Atlético es muy humilde, uno se los encuentra en el pasillo, en el gimnasio y donde sea, te saludan por el nombre y es algo muy bonito, el mismo ‘Cholo’ (Simeone) me saluda por mi nombre, es algo que te sorprende”.

La guía del ‘Cholo’: “Él observaba algunas prácticas de nosotras y no dudaba en hacernos correcciones, es una persona ciento por ciento apasionada al fútbol. Una vez lo tuve en una charla de motivación, estuvimos el equipo masculino y femenino. Es un maestro, lo admiro y respeto. Él vio el primer partido mío y me dijo, ‘aquí te pueden perdonar que jugués feo, que botés los goles, que no te salgan bien los pases, pero lo que nunca te van a perdonar es que no te tirés por el balón, así esté cerca de la línea, si lo haces, la gente te va a respaldar y a amar’, me dijo que me entregara al ciento por ciento y que procurara salir embarrada y raspada de la cancha, me dio esos consejos y me los grabé para siempre; por eso en el Atlético de Madrid todos los jugadores se entregan al máximo, tienen tanto sacrificio”.

Los cambios de ritmo de Colombia a Europa: “Sí, es muy diferente, el fútbol allá es muy rápido, les gusta uno o dos toques, juego por las bandas, aéreo; transiciones rápidas. Al comienzo no fue fácil, porque aquí lo que me pidieron siempre fue conducir la pelota, enganchar… pero allá me dijeron, ‘toque de espalda, voltéese y busque el arco’, les gusta el juego muy sencillo, pero en tres años allá he aprendido y eso hace mejorar”.