FÓRMULA 1 I GP HUNGRÍA

Hamilton y Rosberg se enfrentan tras la carrera en Hungría

El actual líder del campeonato ha solicitado a la FIA una aclaración sobre cómo deben actuar los pilotos ante la presencia de una doble bandera amarilla.

Hamilton y Rosberg se enfrentan tras la carrera en Hungría

Silencio en Mercedes, solo suenan los clicks de los fotográfos cuando Lewis Hamilton se hace fotos rodeado de sus colegas del rap que han venido invitados al gran premio. Promete liarla en la noche de Budapest. Ya lo hizo en la pista, con su victoria. Y después…

Porque a pesar del tercer doblete del Mundial 2016 para Mercedes, victoria de Hamilton, segundo Rosberg, la batalla entre sus dos pilotos continúa. Y como suele pasar, la empieza el inglés. Le preguntaron en la rueda de prensa posterior por las banderas amarillas y ahí empezó el asunto. “Lo que tienes que hacer es reducir. Cuando hay una bandera amarilla se dice que tienes que estar preparado para reducir un poco y quizá pierdas un poco de tiempo, aunque sea mínimo, pero cuando hay una doble bandera amarilla lo que está claro es que tienes que estar preparado para reducir drásticamente porque un coche o un comisario está en la pista y no sabes lo que habrá en la curva, así que tienes que estar preparado para detenerte, eso es lo que se dice en el reglamento”, explicó.

Y por supuesto mostró su desacuerdo con el hecho de que no se le sancionara a su compañero y se le dejara la pole. Hamilton metiendo presión a la FIA: “Se necesita aclarar esto porque Nico sólo perdió una décima en esa curva, así que si realmente está permitido en el futuro simplemente aflojar cuando te acercas a una curva pues debemos saberlo. Creía que eso era para una bandera amarilla, pero quizá con doble bandera amarilla deberíamos tener más cuidado. Si solo es una décima lo que pierdes, es diferente para nosotros, los pilotos, y podemos afrontarlo diferente. Estoy seguro que no es la forma más segura, pero Nico hizo otra cosa y se le dejó con la pole, no hubo sanción”. E incluso puso un ejemplo con alguien que ya no está en la F-1. Estilo Hamilton. “Hemos visto tantos incidentes en el pasado. Recuerdo a Maldonado que estuvo a punto de golpear a un comisario en Mónaco porque no redujo lo suficiente y había un comisario en la pista”, recuerda.

Pero Rosberg no se vino abajo y reaccionó, con dureza, mientras Hamilton hacia gestitos de risitas y desaprobación. “Hay que tener en cuenta que aflojé bastante, lo hice en 20 km/h y eso es un mundo en un F-1 en una curva, es ir realmente lento y todo era completamente seguro, levanté 30 metros antes de mi momento de frenada e iba 20 km/h más lento, en un sitio con la trazada más estrecha, así que reduje mi velocidad significativamente, es lo que dijeron los comisarios y por supuesto que esto pasó en una pista que se está secando y vas a más velocidad, hay zonas mojadas que cuando se secan vas más rápido, en la zona de bandera amarilla yo iba más lento, pero después no porque la pista se secaba. Así que estuvo todo claro para los comisarios”. De nuevo los dos pilotos igualados en argumentos.

Pero entonces… preguntaron a Ricciardo que, tercero en el podio, estaba allí de acompañante. Y quiso opinar. “Para mi en principio creo que Lewis ha mencionado cuál es el principio de esta regla y es algo que se nos ha dicho, con una amarilla simplemente vale con levantar un microsegundo, pero con doble amarilla es un riesgo significativo y hay que ir mucho más despacio. En mi caso Fernando estaba aún en el vértice y de cara a mi, así que no tenía opción, tenía que reducir drásticamente, la doble amarilla debe ser muy diferente y eso es lo que no está muy claro en esta asunto”. No está claro. Pero que estos chicos perderán una amistad que quizá nunca hubo, eso sí es evidente. Obvio como se dice ahora.