BARCELONA

Barça: amago de motín de Tello y Montoya el primer día

Llegaron 20 días antes de la fecha en la que estaban citados y exigieron entrenarse. El artículo 8 del Convenio de la AFE obliga al Barça a dejarles trabajar.

El primer día de trabajo del Barcelona 2016-17 tuvo dos invitados inesperados. Cristian Tello y Martín Montoya, que no habían sido citados por el club azulgrana hasta el 8 de agosto para que resolviesen su futuro ya que Luis Enrique no cuenta con ellos, se presentaron 20 días antes de esa fecha en las instalaciones de Sant Joan Despí con intención de entrenarse. Sólo pasaron las pruebas médicas. Se quedaron el vestuario y no trabajaron con el grupo por la mañana. Por un momento, el asunto pintó a pulso entre los dos futbolistas y Luis Enrique.

Según confirmó a AS Santiago Nebot, ex abogado de AFE y especialista en derecho deportivo, el amparo para que el jugador descartado pueda entrenarse con el grupo se ha desarrollado gracias a una larga jurisprudencia y se apoya en el apartado a) del artículo 8 del convenio colectivo de la AFE: “Los entrenamientos se realizarán en forma colectiva, no siendo conforme a derecho cualquier apartamiento salvo en caso de recuperación por enfermedad, lesión u otra causa justificada que deberá ser notificada por escrito al futbolista”. La base de esta sentencia se sustenta, asimismo, en el artículo 7 del Real Decreto 1006/85 que regula la relación laboral especial de los deportistas profesionales. Dice que esos deportistas “tienen derecho a la ocupación efectiva, no pudiendo, salvo en caso de sanción o lesión, ser excluidos de los entrenamientos y demás actividades instrumentales o preparatorias para la actividad deportiva”.

El cruce de llamadas telefónicas durante el día permitió que Tello y Montoya se entrenaran con el grupo por la tarde. En el fondo, la intención de los jugadores es meter presión para que el club facilite su salida a sabiendas de que Luis Enrique no los quiere. El asturiano, cuya relación con Montoya está especialmente deteriorada, considera que podrían contaminar el vestuario. De hecho, no quiere que ninguno viaje el lunes a Inglaterra. Tello tiene una oferta de la Fiorentina. Montoya está estancado y su ficha, elevadísima, no quiere ser asumida por nadie. Mientras el asunto se resuelve, Luis Enrique se entrenó con nueve jugadores del primer equipo de los que sólo cuatro empezarán con seguridad la temporada. Completó el trabajo con 14 del filial. Hoy a mediodía habla por primera vez el asturiano.