Aprender

Así podría interpretarse esta caída de Santa Fe delante del Sevilla, por 2-1.Por supuesto en un juego donde se habían convenido hasta ocho cambios por equipo, resulta difícil averiguar cuál es la mejor formación o el grupo de más rendimiento. 

Los españoles están en plena pretemporada y allá Sampaoli y el poeta de Lillo, sacarán sus conclusiones. Por el lado de Santa Fe, Alexis García, con un equipo más trabajado en las fechas del actual torneo, aprendió y eso espero, en el segundo tiempo vio un equipo más decidido, con más fútbol, con destellos de sociedades bien craneadas por Jhonatan Gómez y Kevin Salazar, apoyados por Perlaza. 

En la etapa inicial, el equipo fue sometido por la velocidad, ritmo de juego y control de balón por parte del Sevilla. Fue tanto así, que apenas se dio un remate en tiro libre de Omar Pérez y compadeciendo a Osorio Botello por su aislamiento y soledad. 

Cada juego ofrece novedades y experiencias para un técnico. Quedó confirmado que Kevin Salazar, sin ser igual en su estilo, puede ser el Seijas que extrañan los jugadores y la afición. Gómez junto con Pérez, bien pudieran armar una línea influyente en la zona de volantes, con la ventaja de poder Gómez pasar a ser delantero y ayudar a Osorio, que supongo tiene confianza de parte de Alexis para ser titular. 

De Falcón en principio, puede asegurar que será mucho más que Di Vanni. No marcó gol, aunque en dos movimientos señaló conocer el puesto de definidor. Si recurro a aquello de los merecimientos, que son siempre relativos en el fútbol, los cardenales acariciaron el empate, porque a ello contribuyó la desfiguración en su juego el Sevilla del segundo periodo. 

Respetando el pensamiento y las creencias y las decisiones de Alexis, visualizo a Santa Fe así: Zapata, línea de cuatro defensas, dos volantes de primera línea, Pérez, Gómez, Kevin y un delantero en punta. Es una apreciación mía, sin que sea la verdad revelada. Pero quien debió aprender de este choque, fue Alexis, sin que el resultado haya resultado mortificante.