Atlético Nacional

De Alexis a Alexis: "Yo también quiero levantar la Copa"

Henríquez, que quiere repetir la hazaña de su tocayo en 1989, habló con As Colombia de la gran final, sus sueños, la transición de Osorio a Rueda y el título de Once Caldas. 

Alexis Henríquez, que quiere repetir la hazaña de su tocayo en 1989, habló con As Colombia de la gran final de Copa Libertadores con Atlético Nacional, sus sueños y el título de Once Caldas. 

Decía el legendario Osvaldo Zubeldía que "a la gloria no se llega por un camino de rosas". Y de eso sí que puede dar fe Alexis Henríquez, un líder de mil batallas lleno de temperamento que tuvo que vivir en Atlético Nacional críticas, dudas y odios antes convertirse en el escudero de un sueño continental. 

En esos 1,92 metros caben en la misma dosis nobleza y coraje. La tribuna se ensañó con él, pero en silencio, con la cabeza levantada y esa zurda limpia hizo que los gritos se trasformaran en un coro potente con su nombre cada vez que guió a Nacional a una gesta. 

Hoy, por esas cosas maravillosas del fútbol, Alexis está a solo minutos de evocar lo que vivió hace 27 años Alexis, un tocayo de apellido García que con su elegancia y talento también se hizo capitán de un equipo que reinó por todo el continente con puros criollos.

El samario, hombre de confianza de Osorio y Rueda, está a dos juegos de convertirse en el hombre que presente al mundo el segundo título de Copa Libertadores de Nacional. 

El ganador de ocho campeonatos con el cuadro verde llega al duelo de esta noche (7:45 p.m.) en Quito condicionado por dos amarillas, pero con la convicción de no ahorrarse nada ante Independiente del Valle pues para él en el Atahualpa no hay mañana. 

"No pienso en la tarjeta, para mí el juego más importante es el de Quito. Hay que afrontarlo mejor que el segundo porque no se sabe qué va a pasar", dijo Henríquez, quien también tuvo el privilegio de integrar el grupo que ganó la Libertadores en 2004 con el Once Caldas del profesor Montoya. 

"Fue una final diferente porque tenía 19 años y no estuve en todos los partidos como en esta Copa", contó el central para ilustrar que esa experiencia con el elenco de Manizales dejó una lección: "Los colombianos nos demoramos muchos en estar en finales de Libertadores, así hay que aprovecharlas". 

Henríquez habló con As Colombia de todas sus vivencias en Nacional, la final con Independiente del Valle, la positiva transición entre las eras de Osorio y Rueda, el título con Once Caldas y la lucha de un grupo que después de varias temporadas tiene la gloria a solo unos pasos. 

Como sucedió en el 89, esta Copa también la puede levantar un Alexis…

"(Risas) es curioso tener el mismo nombre, pero Dios pone sus cosas en el sitio como se dice. A los Alexis nos dio la posibilidad de llegar a este club tan grande y hermoso, que ha peleado muchas finales en torneos internacionales. La idea es que yo también pueda levantar la Copa".

 ¿Qué le dice tener la posibilidad de emular esa hazaña?

"La idea es quedar en la historia del club. Eso pienso y sueño. Esa es mi ilusión y la de todos. Vamos a dar todo de nosotros para ganarla, sabiendo que no será nada fácil porque esto es la Libertadores, pero tenemos un grupo para conseguir el título".

Su camino y el de Nacional no ha sido fácil…

"Este grupo ha pasado cosas muy difíciles. Ahora que estamos en la final me acordé de cuando llegué a Nacional, cuando me trajo 'Sachi'. A muchos de nosotros la gente nos criticaba porque nos fue muy mal en el primer semestre. Ya después llegó Osorio, las cosas comenzaron a mejorar y empezamos a ir a torneos internacionales, cosa que nos ha dado un plus en esta Copa. Ya estamos acostumbrados a jugar partidos importantes". 

Usted quería que Osorio fuera el Ferguson de Nacional y no pensaba que otro técnico podría ser igual de exitoso. ¿Qué hizo que Rueda encajara y que hoy los tenga en final de la Copa?

"Una cosa a favor del cuerpo técnico que llegó es que mantuvo la base de jugadores que veníamos desde el 2012 junto a otros que fueron viniendo. Eso es importante y no se puede negar. Lo otro ha sido su metodología de trabajo, que nos dio un plus porque él (Rueda) vio que cosas que hacíamos con Osorio eran muy buenas, pero muy riesgosas. Supo mejorar eso con lo que él quería jugar, y de ahí en adelante las cosas le han salido como esperaba".

¿Tener a un mundialista en la línea le dio a Nacional un salto de calidad?

"En el sentido del juego creo que tenemos las mismas características. Sí es totalmente diferente que ya no arriesgamos tanto como antes porque apretábamos más arriba y dejábamos mucho espacio a nuestras espaldas. Pero no ha cambiado la esencia, que vamos a todos los estadios a jugar, a proponer y a ganar".

¿Qué pensó cuando Rueda les dijo a su llegada que el objetivo era jugar el Mundial de Clubes?

"Esa también era la ilusión de nosotros desde que empezamos a jugar seguido la Libertadores. Se nos fue una vez ante Defensor Sporting, eso fue muy duro para nosotros. Después pasó lo mismo con Emelec, cuando por juego merecíamos más. Así que el profe Rueda cuando llegó era consciente de que este grupo podía llegar a una final. Y el equipo también estaba seguro de eso. Ahora Dios nos da esa gran oportunidad y hay que aprovecharla".

¿Cuándo empezó su camino en el fútbol visualizó ser el capitán del candidato a ganar la Libertadores?

"Jamás lo pensé. Cuando era niño (en Pescadito) solo pensaba en disfrutar y en pasarla bien, no en ser profesional. Ya cuando llegué a una edad para estar en un equipo, me llegó ese pensamiento pero sabía que en Colombia era difícil, la misma historia lo dice. En el caso de Nacional siempre hay presión y se dice que debe ganar torneos internacionales, pero es difícil. Pasaron muchos años para que volviera un equipo colombiano a una final. Ahora tenemos esa fortuna de estar en esa instancia. Ojalá Dios quiera que pueda alzar la Copa para el club y toda la hinchada. Sería lo máximo".

¿Cuál fue el momento más duro en la actual Libertadores?

"El partido con Rosario Central, el mejor equipo después de nosotros por cómo competía. Cuando jugamos contra ellos vimos que nos tenía mucho respeto por lo que veníamos haciendo en la Copa. Pero sí la vimos dura porque ellos tuvieron en Argentina dos clarísimas para irse arriba. Después demostramos que somos muy fuertes en Medellín".

Rueda le da todo el crédito a los jugadores en la buena campaña que han hecho…

"El profe sabe lo que hemos vivido. Cuando él llegó le contamos todo lo que pasamos desde el 2012 hasta acá. Llevamos cinco años juntos viviendo cosas difíciles. Ahora se están viendo los frutos de toda la inversión y lo que hicieron los cuerpos técnicos anteriores (…) si ganamos la Copa, él (Rueda) también va a estar en la historia por todo lo que ha hecho por nosotros y lo que nos ha aportado durante este año".

¿Sabe mejor ganar la Copa con el buen fútbol de Nacional que con la propuesta conservadora del Once Caldas en 2004?

"Sabe bien como sea. En la historia está que Once Caldas es campeón, eso nadie se lo quita. Esa era su estrategia y lo hizo bien. Nacional tiene un estilo diferente, propone y sale a buscar el partido siempre. De las dos maneras es válido porque lo más importante es ganarla".

Usted era un juvenil como Marlos y Dávinson en esa época. ¿Qué recuerda de esa final Once Caldas-Boca Juniors?

"Era un grupo muy maduro en todo, en edad y juego. Era un grupo muy fuerte, todos sabían su tarea. Atrás estaba Samuel con Cataño, en la mitad estaba Viáfara con Velásquez, Arnulfo y Elkin Soto. Adelante estaban Alcázar y Sergio Galván, que se fue antes. El mismo Agudelo tenía mucha experiencia… estaban Jeffrey, Javier Araujo y Dayro, que eran los más niños. Yo tenía 19 años y la verdad fue una gran experiencia porque tuve la fortuna de estar en varios partidos con ellos. Recuerdo que en la final estuvimos todos concentrados y que el ambiente era bastante complicado porque jugar una final de Copa es totalmente diferente". 

¿Y cómo se juega una final de este calibre?

"Esto es diferente. Es otro partido. Lo único que está claro es que vamos a darlo todo. Ya perdimos un torneo internacional y el fútbol nos da una nueva oportunidad. No la vamos a dejar ir".

¿Qué piensa de Independiente del Valle y de sus buenos jugadores?

"Es un equipo que hizo una buena Copa, igual que nosotros. Superó llaves muy difíciles y en La Bombonera demostró que sabe jugar partidos importantes. Pero nosotros estamos acostumbrados a enfrentar ese tipo de jugadores: fuertes, rápidos y habilidosos. En Colombia los jugadores son iguales, mejores o hasta más rápidos que los de Independiente. Va a ser un linda final para los dos".