Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Copa Libertadores

Nacional jugará la final con Independiente del Valle

Los ecuatorianos eliminaron a Boca Juniors en Buenos Aires. Ganaron 2-3 con goles de Caicedo, Cabezas y Angulo. La primera final será el 20 de julio en Quito.

Actualizado a
PERFORM

Los tachó de la lista sin complejos. Primero a River Plate en el Monumental, después a Pumas en México y por último a Boca Juniors en La Bombonera que late. Los ecuatorianos transitaron por las fases eliminatorias como convidados de piedra. Se metieron en la final con honores. Los grandes a los que dejó atrás mordieron el polvo que ya le habían puesto por decreto.

Independiente Del Valle es un gran equipo que construyó esta clasificación a la final desde su portero Daniel Azcona. Héroe frente al campeón en los octavos cuando atajó todo, resistió los momentos más voraces de los xeneizes y clausuró la ilusión de remontada con el penal que le contuvo a Nicolás Lodeiro.

Sus centrales sostuvieron esta hazaña. Luis Caicedo primero hizo el empate que apagó el estadio y después junto con Arturo Mina levantaron la resistencia. El uruguayo Mario Rizotto jugó como si tuviera la camiseta número cinco de Boca. El sacrificio que aplaude la hinchada local lo regó por todos los sectores. Anuló a Carlos Tévez, lejos del nivel de la temporada anterior.

Y adelante, velocidad, personalidad y definición. Junior Sornoza cerebral y con el tanque lleno de confianza para asistir a Brayan Cabezas punto de apoyo para los delanteros picantes Julio y José Angulo. Entre Somoza y José Angulo hicieron 12 goles.

Por Boca lo mejor fue lo de Frank Fabra. Comprometido desde el inicio puso el pase gol para el 1-0 a los tres minutos. Más seguro en defensa arriesgó con sus salidas por la izquierda que no encontraron la respuesta en Pablo Pérez para marcar diferencia. La defensa confirmó las sospechas sobre su fragilidad. La lentitud de Daniel Díaz y de Juan Insaurralde quedó en evidencia. Se contagió el arquero Agustín Orión que regaló el tercer gol.

La Bombonera fue el último templo que asaltó con su convicción fortalecida por el proceso de cuatro años que completa su técnico uruguayo Pablo Repetto. Este 1-3 en Buenos Aires lo pone en la final contra Atlético Nacional con otras medallas en su pecho.

El primer partido será el 20 de julio en Quito donde está invicto. El 27 visitará a otro gran local como el equipo colombiano.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?