MERCADO NBA

Harrison Barnes firma esposado con los Mavericks

Mark Cuban mostró el contrato con los Mavs de un Harrison Barnes esposado... para que no se pudiera escapar como DeAndre Jordan.

Harrison Barnes firma esposado con los Mavericks

El periodo de moratoria que establece la NBA desde que se abre el mercado hasta que se pueden firmar oficialmente los nuevos contratos suele ser una transición burocrática sin más objetivo que cumplir los plazos legales para cerrar los acuerdos verbales ya alcanzados. Pero hace un año sucedió algo insólito que convulsionó la NBA, que vivió una noche para el recuerdo entre la sorpresa absoluta y una diversión casi épica que saturó las redes sociales y pasó a la historia como la ‘guerra de los emojis’: DeAndre Jordan llegó a un acuerdo por cuatro años y 80 millones de dólares con los Mavericks y días después se echó atrás y acabó estampando su firmar, por cuatro y 88, en un nuevo contrato con los Clippers. Por el camino, el despliegue de los Clippers y sus grandes estrellas para convencer a DeAndre de que había tomado una decisión equivocada. Jugadores, periodistas y aficionados se embarcaron en un cruce de emoticonos memorable en Twitter y, finalmente, los Clippers conservaron a su pívot y los Mavs se quedaron compuestos y sin DeAndre.

Así que ahora la franquicia texana se ha dado prisa, quizá en parte con ese trauma todavía en el cuerpo: en cuanto los plazos oficiales se lo permitieron, firmaron el nuevo contrato con Harrison Barnes en la casa de este, en Iowa: 94 millones por cuatro años, el máximo que los Warriors ya dejaron claro que ni se planteaban igualar ya que la llegada de Kevin Durant cerró las puertas de la Bahía a Barnes, señalado además por su mala actuación en los playoffs 2016 y especialmente en los últimos tres partidos de esa Final que le escapó de forma increíble al equipo de las 73 victorias.

Los Mavs, eso sí, demostraron sentido del humor. El propietario, Mark Cuban, subió a las redes sociales una foto en la que mostraba como Barnes había firmado su nuevo contrato literalmente esposado a Donnie Nelson, presidente de operaciones… no se fuera a escapar a última hora. En la imagen, Rick Carlisle mostraba el documento mientras sonreía también Michael Finley, renombrado exjugador de la franquicia.

Ya en un tono más serio, Carlisle dejó claro que confía en sacar lo mejor del alero de 24 años, número 7 del draft de 2012 y un titular en los Warriors de los récords que siempre parecía a punto de romper en el excelente jugador que puede ser por concidiciones… pero nunca ha terminado de hacerlo hasta ahora: “Harrison es un excelente jugador joven y un campeón de la NBA. Es polivalente y ha mejorado año a año, esperamos contar con él durante mucho tiempo”.

Desde luego esta es la gran prueba de fuego (por contrato y rol) para un jugador que llega a una franquicia que un año más ha tenido que sobreponerse al rechazo de los principales agentes libres: ni Hassan Whiteside ni Mike Conley, con los que negociaron, eligieron ir a unos Mavericks que se han hecho después con Andrew Bogut, otra ventaja de la llegada de Kevin Durant a los Warriors, y han cerrado la continuidad de Dirk Nowitzki, Deron Williams y Dwight Powell. Un equipo que volverá a ser competitivo, una apuesta segura si está al frente Rick Carlisle, uno de los mejores entrenadores de la NBA.