Selección Colombia

Puntos altos y bajos de Colombia tras la Copa América

La Selección Colombia llegó con gran expectativa y objetivos a la Copa América. Algunos se cumplieron, pero otros dejaron dudas.

Phoenix
0
La Selección Colombia llegó con gran expectativa y objetivos a la Copa América. Algunos se cumplieron, pero otros dejaron dudas.

Luego de culminar su participación en la Copa América Centenario, llega la hora de sacar conclusiones de lo realizado por la Selección Colombia en un torneo en el que José Pékerman le apostó a darle continuidad a la renovación y a acercar a varios juveniles que podría jugar los Juegos Olímpicos.

Más allá de los resultados, que dejaron a Colombia en el tercer puesto, hay varios puntos, altos y bajos, que hay que tener en cuenta para la Eliminatoria al Mundial de Rusia 2018. 

Puntos altos de la Selección Colombia

Ospina: Para muchos el mejor arquero de la Copa América. Lo de Ospina fuer cercano a la perfección, no estuvo comprometido en ningún gol que recibió Colombia, apareció en los momentos claves y atajó balones que fueron primordiales, muchos de ellos espectaculares, para que Colombia pudiera obtener el tercer puesto del torneo.

Volantes de marca: Daniel Torres y Carlos Sánchez fueron dos de los jugadores con mejor nivel en la Copa América. José Pékerman puede estar tranquilo en zona de recuperación, porque cuanta con dos jugadores en gran nivel, que pueden jugar juntos o como cabezas de área, según la necesidad táctica.

Torres respondió cuando le tocó solo o acompañado, en los cinco partidos que jugó se mostró capaz de sostener al equipo en la mitad. Sánchez, por su parte, no empezó como titular pero se ganó un puesto por su buen desempeño cuando le dieron la oportunidad.

Parejas de centrales: Jeison Murillo y Cristian Zapata se complementan cada vez mejor y la Copa América fue muestra de ellos. Atentos para cerrar a los costados, rápidos y fuertes en los duelos individuales. En el juego aéreo ganaron en repetidas ocasiones.

Puntos bajos de la Selección Colombia

Laterales: Es quizás el punto más débil de la Selección Colombia. Santiago Arias pasó dificultades por la banda derecha (más allá de su buen partido por el tercer y cuarto puesto), así como Fabra y Farid Díaz, en menor medida, por el lateral izquierdo. Frente a Chile, se hizo evidente, ahí fue donde la selección perdió la semifinal, con grandes errores individuales.

Colombia crea muy poco juego ofensivo por los costados, los laterales suben poco y cuando lo hacen no son determinantes. En defensa, pierden constantemente los duelos individuales y se dejan ganar la espalda.

Equipo suplente (Jugadores sub 23): El equipo suplente no estuvo a la talla, por diferentes razones: Rendimientos individuales, trabajo táctico y plan de juego. Frente a Costa Rica, que ya estaba eliminada, Colombia perdió un partido con el que empezó a decaer en la Copa América. A varios jugadores, que fueron para ir armando el equipo de los Juegos Olímpicos, les pesó la falta de experiencia y esto se matizó en un equipo que jugaba por primera vez junto.

Sociedad creativa: En los primeros partidos, la sociedad James- Cardona-Cuadrado mostró buenos resultados, pero fue decayendo con el pasar de los minutos. En los partidos más importantes, frente a Perú y Chile, faltaron ideas en la zona de gestación, cuando más se necesitaba y cuando más hubo exigencia de parte del rival.