Arriba y dudas

Millonarios con excelente puntaje faltando una fecha para el final, decidió variar su nómina habitual y dar "descanso" a varios jugadores. Vikonis, Ochoa, Henao, Robayo, Nuñez, entre otros. En cambio Rangel vio la roja por una reacción infantil y desde temprano el azul se vio con diez. Menos mal, también se marchó pronto Tavera del visitante y el asunto quedó en tablas.

Las ausencias pesaron en el funcionamiento del equipo que se puso a ganar por un gol de Machado apareciendo como delantero por la izquierda. Más se demoró en celebrar que por un error suyo en marca Arnold Palacios consiguió el empate. Machado seguía pensando más en subir que defender y estuvo muy de buenas, porque a sus espaldas volvió a aparecer Palacios a quien le ganó el mano a mano el arquero Sánchez. Fue para Machado un partido claroscuro. Una muy buena y otras dos desafortunadas.

Es evidente que el Huila realizó buena presentación, dio pelea y únicamente el golazo de Elkin Blanco, ubicando un remate a distancia, otorgó los tres puntos, mientras Silva, con cinco tarjetas amarillas, entrará en las finales limpio de alma y corazón. Como dice el dicho no se lo podía pedir peras al olmo; en el caso de Millonarios, que venía trabajando acoplado por la continuidad de la nómina. Los nuevos respondieron, sin resultar ninguno de ellos de trabajo brillante. El 2-1, habla de lo ajustado por momentos la contienda.

Pasando a otros juegos sabatinos, el 0-0 entre Envigado y Cali, no aportó mayor cosa para el futbol. Pasaron todo el primer tiempo, sin acertar con un remate directo y que encerrara alguna opción. En el Cali se aprecia como jugadores, caso Roa, contando con excelentes condiciones, se van quedando en promesas. Es mucho el trabajo que espera a Mario Yepes, para a punta de hablar, hacer entender la necesidad de aprovechar las oportunidades.

El triunfo del Junior delante de gran cantidad de seguidores, fue sufrido. Vladimir botó penal, pero a los pocos minutos anotó el primero y después Jarlan el segundo. Fue sin embargo en la etapa final, donde Cortulúa estableció las condiciones y por momentos controló el juego y estuvo haciendo méritos por el empate. Lo mejor de este choque, resultó sin duda alguna, el golazo de Mayer Candelo. Ubicó la pelota en el ángulo superior izquierdo de Sebastián Viera, inatajable para el arquero. A varios metros puso un zurdazo para el aplauso.

En este partido, el juez Lamoroux, demostró a pesar del tiempo que lleva dirigiendo, la poca malicia para descubrir cuando los jugadores simulan lesiones y contribuyen deliberadamente a la pérdida de tiempo. Agregó seis minutos a los noventa, porque le dio pena. Como sería el asunto...