Último suspiro...

En esto del fútbol no hay definitivamente enemigo pequeño. Boyaca Chicó se le atravesó a Junior y le empató. Cortuluá, de gran campaña, venció a Nacional que seguramente al modificar la nómina ofreció ventajas aprovechadas por el rival.

Millonarios en el último suspiro localizó un empate ante un Bucaramanga especializado en este tipo de resultados, pues lleva 10 en las 14 jornadas. Tiro libre directo ejecutado por el zurdo Carlos Henao y con remate fuerte abajo, no dio tiempo al arquero Aguirre que dudó porque por su poste ingreso el gol.

Al final la lluvia desdibujó el partido y Millos insistió hasta el final por su punto.No entendí la salida de Núñez, quien es el proveedor de centros para Rangel y en cambio en sector opuesto no pudieron surtir de pases aéreos al cabeceador.

A empujones por momentos, los azules iban una y otra vez por el tanto, después del gol de Marcos Aguirre, quien con un puntazo y ayuda de un zaguero a quien le pegó el balón, el local decidió esperar y dejar el campo para maniobras de Millonarios, que ganó en orden con el ingreso de Rafael Carrascal.

El uno a uno me pareció justo. Claro que a los Búcaros les duele haber perdido los tres puntos, mientras que a Millonarios, la fe hasta el minuto 96, le otorgó el empate.

La tabla de posiciones sorprende por la campaña de Rionegro, equipo sin afición propia y con la maleta lista para estar en constante movimiento de sedes y el puntaje de Cortuluá entreverado en la zona alta.

Por eso cada día los equipos con mejores planteles y estructura profesional, tienen la obligación de despertar, pellizcarse si se quiere, para no caer en actos de excesiva confianza y pensar que se gana de cuento.

En otra noticia, desde Sevilla en España, se da por un hecho el paso o trasferencia del joven Jorge Carrascal, de apenas 18 años quien figura en la nómina de suplentes de Millonarios. Cuentan que le venían haciendo seguimiento desde hace 6 meses y un buen billete ingresará al equipo Bogotano, sin que realmente lo hubiéramos podido observar y disfrutar.

Así cada día más, nuestro fútbol va en el camino de ser exportadores de talento, como hace tiempo lo realiza Paraguay...