Aplaudieron a Gómez

Este título lo traigo a colación, porque por allá en 1970, algún escrito lo titulé: Sólo silbaron a Gómez. Hacía referencia en ese entonces a Juan Carlos Gómez un uruguayo que trajo el Quindío y quien una tarde logró que el público de ese entonces, más parco y callado, lo silbara cada vez que entraba en contacto con el balón, por las mañas y comportamiento que había exhibido.

Ahora Jonhatan Gómez, consiguió el reconocimiento y los aplausos, por sus dos buenos goles obtenidos de idéntica forma. Remates en media distancia a ras de piso y sacando beneficio de rechazos cortos de los hombres de Cobresal. Porque de a poco se va integrando al juego cardenal, que gira cada día más alrededor de Seijas. El venezolano insistió, rematando de afuera del área. Uno lo controló el arquero y el otro le pegó en la base del poste izquierdo.

Sobre la actuación de los mencionados, es evidente que Santa Fe, limitado en el oficio de sus propios delanteros, se las arregla para aprovechar en los tiros de esquina a su favor, la capacidad tanto de Mina como Tesillo (hizo el tercer gol) de ir a buscar el cabezazo y ser sólido en las líneas del fondo y volantes de primera línea.

La gran cosecha, después de llegar a siete puntos y conseguir un buen gol diferencia, es saber que con Corinthians y en casa puede soñar en avanza a segunda ronda. Carlos Rivas, tuvo un remate eficaz, aunque lo noté algo enredado en el manejo de balón, el que tiene condiciones para ese control. La victoria 3-0 es un empuje espiritual para el futuro inmediato.

Sobre el rival, realmente pobre, sin jugadores de talento, que pudieran marcar diferencia. Un volante, Acuña, y un puntero izquierdo, escasamente sobresalieron. Cuentan que de este campeón chileno habían salido 7 jugadores de la campaña anterior. El detalle ni es culpa de Santa Fe, ni minimiza la victoria cardenal.

Los aplausos fueron para Gómez y por supuesto para Seijas.