América de Cali

Vargas: “He esperado cuatro años a que me llamen del América”

El mediocampista bogotano, recordó sus inicios con el equipo ‘escarlata’, en la pensión que lo formó como profesional, y lamentó no haber podido regresar al equipo de sus entretelas.

Vargas: “He esperado cuatro años a que me llamen del América”
Héctor Fabio Gruesso

Fabián Vargas transpira profesionalismo, humildad. Su actualidad es como si estuviese volviendo a empezar; como cuando procedente del Maracaneiros de Bogotá, llegó a vivir a la pensión donde se alojaban los jugadores con mayor proyección del América, en la calle 5ta, cerca al estadio Pascual Guerrero, junto a Jairo Castillo, Róbinson Zapata, Kilian Viviercas, John Viáfara, Luis Omar Valencia, Andrés Pérez…

“Esa pensión era como estar en el Ejército, al que llegaba después de las 10 de la noche, le tocaba dormir en la calle; teníamos que estar puntuales para la comida. Nos tocaba colaborar con el aseo de la casa, compartir un baño con cerca de 20 compañeros más, un solo televisor… allí aprendí a valorar lo que es estar fuera de casa, y a convivir con personas de diferentes culturas y comportamientos. América me daba $11.000 quincenales. Por fortuna, mis padres me enviaban lo de los transportes, pero era muy difícil llegar hasta aquí –cancha de la Troja, donde entrena en la actualidad-, porque yo antes de venir a entrenar, iba a clases a la Universidad Javeriana”, rememoró el mediocampista bogotano, en charla con AS.com, luego de una práctica con el equipo de la Agremiación de Futbolistas.

Por ese irrestricto amor hacia al América, es que Vargas asegura, no se ha vinculado a algún club, luego de que el pasado mes de diciembre terminara su convenio laboral con Millonarios. “De Colombia no he tenido ofertas. Sí tuve dos posibilidades del fútbol de Argentina, entre ellas una muy concreta de Aldosivi. No acepté porque mi prioridad era jugar con América, pero lamentablemente no se dio la oportunidad y eso me dejó muy triste, frustrado. Ahora sólo me queda seguir haciendo fuerza como hincha para que el equipo vuelva a la A”, sostiene el jugador de 35 años de edad (17 de abril de 1980).

Y añadió con relación a su hasta ahora frustrada vinculación al conjunto americano, con el que debutó en la profesional y celebró tres títulos de Liga, además de la Merconorte: “He estado esperando durante cuatro años a que me llamen del América y sólo hasta el pasado mes de diciembre me llamaron dos directivos del equipo. Les dije que estaba dispuesto a regresar. Me quedé esperando a que me dijeran sí o no, y me enteré por las redes que no había cupo”.

Es que el sentimiento de Vargas hacia los ‘escarlatas’ es sincero, sublime. Por ello, lamenta el declive administrativo que terminó lastrando la producción deportiva del club que llegó a ser el más laureado del balompié colombiano.

“América se vino abajo cuando cambió su parte administrativa. Cuando yo llegué, ya no tenían la posibilidad de contratar a las figuras de Suramérica, entonces, decidieron copiar el modelo de las fuerzas básicas del Manchester United y del Ajax. El peor error fue haber abandonado ese proceso. A la mayoría de esos jugadores nos transfirieron al exterior, y luego, con el cambio de dirigencia, se empezó a pensar más en usufructuarse con la marca; desangraron al equipo, sólo le dejaron deudas, y dejaron de pensar en la historia y la hinchada. América ahora vive de milagro, por ello, hay que reconocer el trabajo de los actuales dirigentes que sanearon la institución”, dijo el jugador bogotano, al tiempo que expresó agradecimiento hacia el técnico Jaime de La Pava, “él me ayudó a consolidar a nivel profesional”.

En Colombia no se están valorando a los experimentados

Trajinado por el mundo. Enaltecido en Argentina con Boca Juniors, protagonista con Independiente –pese al descenso-, campeón del Mundial de Clubes con el Internacional de Brasil, fogueado en Grecia con el AEK Atenas, en España con Almería y en Ecuador con Barcelona, además de la Selección Colombia. Las vivencias de Fabián Vargas allende las fronteras, le permiten afirmar que “en Colombia se ha perdido el respeto por los jugadores de experiencia, creo que por el afán de los equipos de promocionar jugadores y vender, para mejorar la economía”.

Preparado para cuando baje el telón

A la espera de su título como profesional de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), Vargas además, iniciará un curso a distancia como director deportivo en una universidad de España. No obstante, ya ha hecho sólidas inversiones.

En Bogotá tiene una academia llamada Fabián Vargas F.C., y en Ibagué, junto a su excompañero y amigo Kilian Virviescas, tienen 500 niños, entre los 4 y 16 años, en una academia llamada Vargas y Virviescas F.C. (V y V). “Siempre me ha gustado la parte formativa, pero es Kilian quien está a cargo del equipo, además tenemos un director deportivo que sabe mucho (Arnaldo Guzmán) Somos el equipo base para las selecciones del Tolima”, puntualizó.