Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Serie A

Inter se reinventa y hace historia de la mano de Guarín y Murillo

El nivel de los colombianos ha sido fundamental para el líder de la Serie A que hoy, frente al Hellas Verona, podría firmar el mejor arranque (5 triunfos seguidos) de los últimos 49 años.

MilánActualizado a
Guarín, Icardi y Murillo, tres jugadores importantes en el buen arranque del Inter.
GIORGIO PEROTTINOREUTERS

Ya han pasado más de cuatro años del último título del Inter de Milán. Desde el 29 de mayo de 2011 sus hinchas no saben lo que es dar una vuelta olímpica.

Para un equipo chico, ese cuatrienio sin triunfos puede ser normal. Para uno grande, la espera parece una eternidad.

Esa Copa -la séptima de su historia- fue el consuelo de una temporada difícil en la que en el Guiseppe Meazza todavía habitaban los recuerdos del triplete del año anterior.

Ese fue el último gran Inter que disfrutó el mundo. Con Mourinho en el banco y la legión latinoamericana en el campo, comandada por Zanetti, el equipo conquistó la Champions -después de 45 años-, la Copa Italia y la Serie A -la quinta de manera consecutiva-.

En diciembre, con el título del Mundial de Clubes bajo la conducción de 'Rafa' Benítez, quien también había ganado la Supercopa, se completó el 'repóker' histórico de un memorable 2010, el mejor año en la historia del club.

Benítez se marchó y después llegaron Leonardo (ganó la Copa Italia 2011), Gasperini, Ranieri, Stramaccioni y Mazzarri. Ninguno se fue por la puerta grande.

Mientras eso pasaba en el campo, la institución daba un giro en lo administrativo: en octubre de 2013 Massimo Moratti, quien lo controlaba todo desde 1995, confirmaba la venta del equipo al multimillonario indonesio, Erick Trohir.         

Con el cambio de dueño, Inter le puso punto final a la era más exitosa de su historia con 16 trofeos levantados: una Champions, un Mundial de Clubes, una Copa de la UEFA, cinco ligas, cuatro Copas y cuatro Supercopas.

EL APORTE DE LOS COLOMBIANOS

Lo de Mazzari no funcionó y en noviembre de 2014 se confirmó el regreso de Roberto Mancini, un técnico polémico pero ganador.

Trece títulos -siete ellos con el Inter- se convirtieron en la carta de presentación de su retorno. Después de recibir el equipo en la mitad de la tabla, intentó llevarlo a puestos de Europa en la segunda parte de la temporada pero la gasolina solamente le alcanzó para la octava posición.

Lo que sí pudo hacer fue empezar a planificar el proyecto deportivo del siguiente campeonato. "Necesito un defensa y un volante", manifestó en una rueda de prensa a principios de 2015.

Su filosofía del equilibrio y la seguridad defensiva le indicaban que para conformar un equipo competitivo debía contratar bien en la zaga.

Y ahí apareció un refuerzo colombiano que venía siguiendo desde Granada y que sabía que podía convertirse en la solución a los problemas de una defensa que había recibido 48 goles en la temporada pasada.

Jeison Murillo es una de las claves del buen arranque del Inter en la Serie A 205-2016. Su temple para marcar, su velocidad para anticipar y su inteligencia para recuperar balones, han sido fundamentales en los primeros cuatro partidos (un gol recibido en 360 minutos).

Mancini, que lo extrañará en el juego de este miércoles frente al Hellas Verona (inhabilitado por lesión), está contento con su rendimiento y confía en que su personalidad y talento lo llevarán por el mismo camino que recorrió Iván Ramiro Córdoba, a quien dirigió en su primera etapa (2004-2008).

A Murillo lo acompaña Fredy Guarín, un viejo conocido del Giuseppe Meazza (llegó en enero de 2012) que ha tenido que esforzarse para ganarse a la exigente afición nerazzurra.

"Ya son cuatros años aquí y no ha sido fácil. Cuando llegué a Inter quería ganar títulos porque este es un equipo ganador. Llego el momento de levantar trofeos, así que esperamos que este sea el comienzo", dijo el volante a principios de agosto antes del inicio del torneo.   

Y el comienzo ha sido bueno. Luego de superar la lesión que lo sacó de la Copa América y perderse el debut frente al Atalanta, acumula 270 minutos de buen nivel con un golazo incluido: el de triunfo de la segunda fecha en el derbi contra el Milan.  

¿49 AÑOS DESPUÉS? 

Esta nueva versión del Inter ha tenido de todo: unos refuerzos hechos a la medida para el proyecto Mancini, un liderato con puntaje perfecto, una defensa sólida con una sola anotación en contra, una victoria sobre el archirrival, un pareja de ataque -Jovetić e Icardi- que está enchufada, un equipo compacto y una escuadra equilibrada, efectiva y eficiente que no brinda espectáculo pero juega bien y sabe lo que quiere.     

Pero la historia de este Inter que ilusiona está marcada por lo futbolístico y lo estadístico.

El arranque con cuatro victorias seguidas (Atalanta, Carpi, Milan y Chievo Verona) ha sido el mejor de los últimos 13 años. Desde la temporada 2002-2013, el equipo no sumaba 12 puntos de 12 posibles en las primeras cuatro fechas.

El próximo reto es el comienzo con cinco triunfos consecutivos en Serie A, algo que pasó por última vez en 1966 (0-4 al Foggia, 2-0 al Vicenza, 0-5 al Atalanta, 2-1 al Spal y 0-2 al Lecco). 

Es un registro de 49 años que podría consumarse hoy frente al Hellas Verona con el protagonismo de un futbolista colombiano.    

El Inter está de vuelta; despertó para reiventarse y hacer historia.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?