Yesus Cabrera: “En la B siempre he tenido marca fija”

América de Cali

Yesus Cabrera: “En la B siempre he tenido marca fija”

Yesus Cabrera: “En la B siempre he tenido marca fija”

Héctor Fabio Gruesso

AS Colombia

El creativo cartagenero es tan frágil como habilidoso con el balón. Ya lo refrendó en sus primeros 30 minutos con el América frente al Bogotá, puso su primera asistencia.

Cali

El director técnico del América, Fernando Velasco, destacó públicamente la victoria 3-0 sobre el Bogotá, en el inicio del Torneo Águila, no obstante, añadió que al interior del grupo iba a hablar de los detalles que no le gustaron, como, “perder la idea de juego”.

Velasco, también abrió un paréntesis para destacar el aporte del creativo Yesus Cabrera, a quien le bastaron cerca de 30 minutos en el campo para demostrar su técnica en el control del balón y sus cambios de ritmo. En el tiempo de adición, el cartagenero asistió a Feiver Mercado, quien logró el tercero y último gol del juego en el 12 de Octubre de Tuluá.

Cabrera, mide 1,68 de estatura y es de apariencia frágil. “Es más lo que como y nunca paso de 60 kilos”, comentó el jugador en charla con AS Colombia. En su diminuta contextura tiene cuatro amplios tatuajes: los nombres de sus padres, un brazalete y la fecha de su nacimiento.

Por fortuna, América lo sumó a su disciplina. Cabrera siempre fue una amenaza para los ‘escarlatas’, cuando jugó en el Real Cartagena. “En el 2013 al América le dimos un ‘melo’ muy bravo, casi que no cogieron el balón”, recordó el jugador de 24 años.

Y agregó sobre su lustre en el Torneo del Ascenso: “En la B siempre he tenido una marca fija, no recuerdo un partido en el que los rivales no lo hayan hecho. El que me más me ha pegado es Wilmer Largacha, a quien ahora tengo de compañero. En casi todos los partidos me dicen que me van a pegar o que no me mueva tanto”.

Procedente del barrio Olaya en Cartagena, dice que se llama Yesus Segundo en tributo a su padre, Víctor Jesús, y aclara que no le gusta su segundo nombre, “pero no me lo quito porque fue el que escogió ‘mi viejo’. Creo que sólo hay dos en el mundo”. 

Gracias a su padre, Yesus hoy juega al fútbol. “Él tenía una escuela y yo empecé a jugar desde antes de cumplir los 4 años; jugaba con niños mayores, casi que ni alzaba el balón, pero eso me sirvió, al igual que estar jugando en la calle”.

Yesus sólo tiene una misión durante el presente año, lograr el ascenso con América. Frente al Bogotá ya mostró trazos de su calidad técnica.

0 Comentarios

Normas Mostrar