Temas del día Más temas

Fútbol Panamericano: entre el podio y una reacción sin defensa

Juegos Panamericanos 2015

Fútbol Panamericano: entre el podio y una reacción sin defensa

Fútbol Panamericano: entre el podio y una reacción sin defensa

Deporte Gráfico.

La Selección Colombia de fútbol tuvo una de sus participaciones más destacadas hace 20 años en Mar del Plata, Argentina. Se quedó con el bronce pero manchó su podio con la agresión de Arley Betancourt a un árbitro.

Bogotá

Una de las mejores selecciones nacionales que participó de los Juegos Panamericanos estuvo a punto de jugar la final. La derrota ante México la mandó a pelear por la última medalla en juego que logró ante Honduras. La dupla técnica de Norberto Peluffo y Pedro Sarmiento reforzó al equipo Sub 23 de Jerson González, Arley Dinas, Wilmer Ortegón, Hamilton Ricard y con el experimentado portero Óscar Córdoba.

El mejor jugador de ese equipo era Arley Betancourt, mediocampista del Deportivo Cali de gran calidad técnica. Con su capacidad técnica, Colombia avanzó en el torneo hasta las semifinales en las que enfrentó a los centroamericanos. El partido estaba 1-1 y un saque de banda detonó en agresión al árbitro. Betancourt reclamó el cobro lateral como propio pero el juez de línea lo cobró en contra. Molesto, lanzó al balón al piso por lo que recibió amarilla. La amonestación lo descontroló. Se lanzó contra el árbitro costarricense Ronald Gutiérrez, que describió así la agresión a la agencia de noticias Reuters.

“Me tiró un puñetazo, me tocó apenas la cara y luego me lanzó unas patadas que esquivé. Betancourt era el mejor jugador de Colombia. Era muy talentoso y se movía por todo el campo. Sin embargo, jamás se le puede perdonar esa acción, porque otro jugador podría hacer lo mismo”.

Unos minutos más tarde México se impuso 2-1 y se clasificó a la final que ganó el local Argentina. Pero eso quedó en anécdota. La reacción del colombiano fue el tema central. “Sin defensa” fue el titular con el que coincidieron varios medios nacionales para repudiar la situación. La Federación Colombia lo separó de la concentración y le dio 40 fechas de sanción para jugar en el país; mientras que la FIFA lo suspendió dos años de competencias internacionales.

Según el diario El Tiempo “el volante, al servicio del Deportivo Cali, después de lo sucedido, recibe atención de un sicólogo para mejorarle su comportamiento dentro del terreno de juego al volverse irascible”.

Betancourt pagó su pena y volvió. En 1999 regresó a la Argentina para jugar con Lanús. En 2005 dejó el fútbol. Es cierto que se redimió, pero la asociación de los Juegos Panamericanos con el fútbol colombiano, remite a ese episodio. No hay remedio.

0 Comentarios

Normas Mostrar