Más Deportes

El triatlón, toda una religión para el sacerdote Edison Serna

Edison Serna es conocido en San Andrés como el padre triatleta. Buscará inscribirse en el libro de los ‘Guinness Records’ tras el ‘Iron Man’ de Austria y el Mundial de Suiza.

0
El triatlón, toda una religión para el sacerdote Edison Serna
Héctor Fabio Gruesso AS Colombia

Con el mismo dinamismo con el que conduce su liturgia, se viste de deportista, de triatleta, se despoja de su sotana; nada, pedalea y trota.

Son las 7:15 de la noche de un viernes. Contiguo a la playa de la isla de San Andrés, hay barullo, gente que ingiere licor con desmesura y control, que baila, que se divierte. Hay un soportable calor, pocos vehículos, muchas motos, los trabajadores de los almacenes haciendo el inventario del día, los porteros de las discotecas preparados para recibir a los invitados, y en la iglesia de Cristo Salvador, se repiten las alabanzas a Dios.

La eucaristía es particularísima, sin par. Quien la dirige es un paisa, de Marinilla (Antioquia); alto, delgado, con una buena energía. Tiene 35 años, los cinco últimos los ha dedicado al sacerdocio, y la mayor parte de su vida, al deporte, a nadar, a pedalear, a trotar.

Por ello, llevó el deporte a la iglesia. “Así como corremos con disciplina, el triatleta de Dios debe ponerle constancia y perseverancia a su vida espiritual”, sostiene Edison Alexander Serna. Es además, el capellán de la selección Colombia de triatlón. Todos lo conocen como el padre triatleta.

En medio de la misa hay una pausa, única, genuina; tan sorpresiva para los extraños como habitual para los fieles. Desde la puerta de la iglesia, caminan hacia el altar, una niña y un niño con sus padres a los lados. El sacerdote bendice a la familia triatleta. Los siguen dos personas que cargan los cascos y los uniformes; luego otras dos con las gorras y las gafas, y dice el sacerdote: “Así como nadamos en aguas caudalosas, no permitas que nos ahoguemos en el mar del pecado, amén”. Y finalmente, transportan la bicicleta, las zapatillas y las gafas.

Es el uniforme con el que Edison compite desde hace 16 años en triatlón. Su meta es ser el primer sacerdote más rápido en el libro de los ‘Guinness records’. Lo buscará el presente año en el ‘Iron Man’ en Austria, y luego estará en el campeonato mundial en Suiza. “Es la carrera más difícil del mundo, solo la hemos corrido tres colombianos”, sostiene Serna. Durante la mañana de ese viernes, el padre triatleta fue el ganador en la categoría 30 - 35 años.

El deporte concentrado en la isla

San Andrés está inundada de deportistas, de triatletas. Más de 900 fueron los inscritos para las competencias del Circuito Nacional de Triatlón, que inició el viernes y culminará este domingo con la prueba élite: Nadar 1.600 metros –desde Johnny Cay hasta la orilla del mar- luego, 40 kilómetros en bicicleta y 10 kilómetros de carrera. El viernes se corrió un sprint: 750 metros de natación, 20 kilómetros de ciclismo y 5 kilómetros de carrera, y este sábado hubo acuatlón: un kilómetro y medio de atletismo, 800 metros nadando y nuevamente atletismo. También se realizaron carreras atléticas de 5 y 10 kilómetros.

Hay fiebre deportiva, y el presidente de la Federación Colombiana de Triatlón, Javier Gutiérrez, lo recibe con beneplácito. Hay participantes de cerca de 15 departamentos, entre ellos, Valle, Cauca, Nariño, Antioquia, Caldas, Risaralda, Atlántico, Bolívar, Santander, Meta… No hay exclusiones, participan desde élites, hasta niños de 12 años, pasando por la categoría por edades –de los 20 a los 80 años-.

Entre los concursantes está Felipe Noguera, el actor en retiro de amplia recordación por la serie de televisión ‘De Pies a Cabeza’. Lo llamaban ‘El Gato’ y era el director técnico de aquel equipo de fútbol que servía de eje al programa televisivo. Noguera asegura que se ausentó de la actuación luego de ver la calamitosa situación en la que han muerto varios de sus excompañeros. Dedica la mayor parte de su tiempo a su jardín infantil en Bogotá, luego de haber estado radicado durante cerca de cuatro años en Puerto Rico.

Otro de los ilustres triatletas es Gustavo Penilla. Ha sido campeón departamental, nacional, panamericano, centroamericano, iberoamericano y de copa mundo. Le dicen “profesor”, suma 20 años en el triatlón, y llegó a San Andrés con 64 deportistas de la capital del Valle del Cauca, de su equipo ‘Tri Cali’. Luego de haber estado cerca de la cumbre de la actividad, ahora compite nada más que por gozo personal, por mantenerse en forma, por ser el espejo en el que sus alumnos deseen mirarse.

También uniformado con el ‘Tri Cali’ está Alejandro Valencia, conocido ampliamente por los atletas caleños. Valencia, de estatura baja, delgado y permanente sonrisa, fue futbolista. Se inició en el Boca Juniors Caleño y tuvo como compañeros entre otros a Víctor Hugo Montaño, Pablo Armero, Édison Perea, Carlos Valdés, Iván Vélez… Jugaba de delantero y le decían Roganovich. Una pubalgia lo sacó de las canchas hace cerca de 10 años, cuando jugaba en Ecuador. También pasó por las divisiones menores de Santa Fe, América, y estuvo en una selección Sub 17 dirigida por Reinaldo Rueda, junto a Radamel Falcao García. ‘Alejo’ es el coordinador de Runners Cali, un grupo de deportistas que se ejercita a diario en el barrio El Ingenio, en la ‘Sultana del Valle’.

Gracias señor porque soy triatleta. Todos mis entrenamientos y competencias de triatlón te los entrego a ti, mi señor. Que tu mirada siempre me oriente al competir. Que tus manos llagadas me conduzcan en la carrera. Que tus pies heridos me lleven en lo más duro a entrenar y competir. Que tu santa sangre me libre de todo mal. Que tu Santo Espíritu me conduzca a la perfección deportiva y a obtener la meta en victoria, amén”. Es la oración del triatleta, con la autoría de Edison Alexander Serna. La obsequia al final de la misa y reitera que Jesús es el deportista perfecto.