Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA
BogotáActualizado a

Resultaron tan iguales Nacional y Junior en su plan de juego que era difícil que se diera un vencedor.

Los dos equipos creyeron que el partido era solo de 45 minutos. No de otra forma, se explica que el primer tiempo fue todo para Nacional y el segundo para el Junior. En la inicial los locales se pusieron 2-0, mientras que Junior no contaba con los laterales, Vélez y Noguera, para dar apoyo a Toloza, tan solitario como resultaría Jefferson Duque en la complementaria, para Nacional.

Ya es común ver a un equipo ganando 2-0 y en lugar de ir a buscar el tercero, decide bajar los brazos, ignorar la capacidad de reacción del contrario y considerar que tener el balón la mayor tiempo de juego, garantiza la victoria. Después de ponerse el resultado 2-1, por razón extraña, uno se queda definitivamente, Nacional y el otro, Junior, considera que si va a perder da lo mismo 2-1 o 3-1 y fue así como Domínguez, Vélez, Cuellar, Macnelly, iniciaron el ascenso a la cima y lograron sacar un punto, que se considera más castigo para Nacional y un premio para Junior, que falla mucho cuando es visitante.

No sé qué explicación tendrá Osorio para este resultado, donde es justo destacar a Farid Díaz, quien no es la primera vez que actúa en ese puesto, pero viene mostrando condición para ubicar precisos pelotazos a los costados. Y merece aplauso Iván Vélez, quien soportó una seria lesión y larga recuperación. Se dio el gusto de conseguir un gol, que encierra valor para su equipo y mucho más para él.

Nacional y Junior resultaron iguales. No solo en el marcador, sino en la interpretación del partido. Ambos debieran recordar, que el tiempo es de 90 minutos y no de 45, como lo interpretaron delante de numerosa clientela.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?