REAL MADRID

El gol de Camavinga que ilusiona a todo el Real Madrid

El nuevo fichaje blanco mostró sus cualidades con Francia Sub-21. Su creatividad puso en  ventaja a Bard en la banda en el 1-0. Después marcó.

Andrés Onrubia / AStv

A Eduardo Camavinga le ha cambiado en apenas una semana la vida. Su inesperado fichaje por el Real Madrid ha supuesto una liberación para el jugador, que comenzó la temporada de suplente en el Rennes y sin confianza tras uno resolverse de inmediato su futuro. Este jueves, el flamante fichaje del conjunto blanco brilló en la victoria de Francia Sub-21 sobre Macedonia del Norte. Anotó el 2-0 con un disparo de bella factura, organizó en el centro del campo a Les Espoirs y fue una amenaza constante durante los 90 minutos. Francia sub 21 ganó 3-0 a un rival que fue de más a menos.

El escenario, el MMA Arena, un estadio de 25.064 espectadores y fabricado para que el Le Mans ascendiera a la Ligue 1 cuanto antes (ahora mismo está en tercera división), era el estadio propicio para ver los primeros pasos de Camavinga antes de incorporarse al Real Madrid. El centrocampista fue titular para enfrentarse a Macedonia del Norte en una alineación con muchísimos talentos del fútbol francés.

Camavinga comenzó el partido jugando en un doble pivote y siendo el jugador por el que pasaban todos los balones a la hora de organizar. En el Rennes fue habitual verle actuar como interior en un 4-3-3, pero hoy Francia sub 21 salió en un 4-4-2 en el que el nuevo jugador del Real Madrid comandó cada salida de balón gala. Francia, muy superior a Macedonia del Norte, tuvo una ocasión clarísima en el segundo 30, pero el disparo de Diop se estrelló en el poste.

Sin embargo, el gran inicio francés contrastó con una resistencia extraordinaria de Macedonia del Norte, que a medida que pasaron los minutos se fue sintiendo más cómoda. Por su parte, Camavinga, que estaba muy activo en el centro del campo, dio el susto en dos ocasiones tras dos entradas muy duras del rival, aunque todo quedó en un sobresalto y el jugador pudo reincorporarse al terreno de juego.

El 1-0 llegó justo en el momento en el que el partido se había equilibrado. Camavinga, que si en algo destaca es en la tranquilidad que tiene en situaciones límite, habilitó a Bard en la izquierda con un gran pase en largo para después asistir el lateral del Niza a Mbuku, que llegó por sorpresa al punto de penalti y adelantó a los de Ripoll. Justo tras el gol, Francia se desató y Gouiri perdonó el 2-0 con dos fallos flagrantes ante el portero, además de un mano a mano de Ali-Cho ante Denkovski que evitó el guardameta macedonio con una buena intervención. En resumidas cuentas, fue un milagro que Francia no se fuera por más de 1-0 al descanso.

Nada más comenzar la segunda mitad, Camavinga mostró en el MMArena de lo que es capaz de hacer. El centrocampista puso el 2-0 en el marcador con un disparo muy potente y raso en la frontal del área que fue imparable para Denkovski. Tras una temporada irregular en el Rennes, el fichaje del franco-angoleño por el Real Madrid parece que le ha liberado definitivamente. El fútbol es un estado de ánimo, o eso dicen. En el 75, Camavinga fue sustituido por Thuram (el hijo pequeño de Marcus) y el partido, prácticamente sentenciado, apaciguó bastante de ritmo, pero Kalulu puso la guinda al pastel con una gran vaselina en el tramo final del encuentro. Una victoria por 3-0 que reafirma el gran potencial que tiene la Sub-21.