Rusia exculpa a sus ultras y habla de “provocación” en Bilbao

ASTV

ATHLETIC - SPARTAK

Rusia exculpa a sus ultras y habla de “provocación” en Bilbao

“Si te arrojan algo se desencadena una reacción violenta”. Alàyev, de la Federación: “Rusia apoya a UEFA y FIFA en la lucha contra la violencia”.

En la prensa de Rusia se mezclan la indignación, la resignación y el pesar por los incidentes de Bilbao y la estigmatización de todo un país por la barbarie de unos pocos. “En vísperas de la Copa del Mundo no podemos agravar las relaciones (con otros países) ni caer en ninguna provocación”, asegura el exjugador del Spartak Evgueni Lovchev en el periódico Sovietski Gazeta.

Unos 2.000 hinchas del Spartak tenían entrada para presenciar el partido de Bilbao, pero otros muchos no... y ahí estaba el peligro. La ciudad y el Athletic estaban sobre aviso y, para evitar problemas, desplegaron un dispositivo de 600 policías y 200 efectivos de seguridad privada.

En la víspera se produjo una primera agresión durante una manifestación antifascista y un ruso fue golpeado. La tensión aumentaba. Tras este episodio se escucharon cánticos contra el himno de Rusia y gritos en referencia a la guerra en el Donbás que estuvieron acompañados de incidentes aislados. Cuando la afición del Spartak se disponía a entrar en el estadio todo se detonó. Lanzamientos de petardos y fuegos artificiales o cargas policiales, precedieron al momento más dramático de la noche: la muerte del ertzaina Inocencio Arias.

La mayoría de medios señalaban a los ultras del Spartak como culpables y eso ha provocado una reacción desde Moscú. El viceprimer ministro, Vitali Mutkó, declaró que “nos centraremos en lo que sucedió en Bilbao”, pero agregó que “nuestros fanáticos caminaban en una columna” entre “ciertas provocaciones” y “cuando te arrojan algo, eso desencadena una reacción violenta”.

Alexander Aláyev, presidente en funciones de la Federación de Fútbol de Rusia, instó a “no tener prisa” a la hora de sacar conclusiones y dijo que su país “apoya las iniciativas de UEFA y FIFA en la lucha contra la violencia”. Aláyev defendió a los hinchas rusos: “Apoyan a sus equipos donde quiera que vayan, pero no viajan para aguantar provocaciones por parte de la afición local”.

Para Aláyev, la seguridad es una tarea de la organización de la competición y “también de las autoridades de la ciudad donde se dispute”. En Rusia cada año se celebran numerosos torneos deportivos internacionales a los que acuden decenas de miles de aficionados y “no hay problemas”.

El Spartak acusa de provocación a la prensa y a los radicales del Athletic

El vicepresidente del Spartak de Moscú, Nail Izmáilov, acusó a la prensa española y a los aficionados radicales del Athletic Club de provocar los incidentes violentos del pasado jueves en Bilbao, en los que murió a consecuencia de un infarto el ertzaina Inocencio Alonso García.

"Sabíamos desde el principio que no seríamos bien recibidos en Bilbao. Primero fueron las publicaciones en la prensa sobre los (violentos) aficionados del Spartak, luego las marchas de los radicales locales y las fuertes medidas de seguridad. Estaba claro que habría provocaciones", dijo Izmaílov a la prensa rusa.

Descargó de culpa a los aficionados de su equipo al señalar que estos lo único que hicieron fue defenderse.

"Cuando te atacan, te ves forzado a defenderte", subrayó el número dos del club moscovita.

Y para justificar sus argumentos, recordó que en el partido de ida disputado entre el Athletic y el Spartak en Moscú, no hubo ningún incidente.

Los nueves detenidos durante los enfrentamientos entre radicales violentos del Athletic Club y del Spartak de Moscú -cinco vascos, tres rusos y un polaco- quedaron ayer en libertad con cargos tras declarar ante el juez de Guardia de Bilbao.

Todos deberán responder ante la justicia por delitos de desórdenes públicos y riña tumultuaria, y en el caso de los tres rusos y el polaco, también de otro delito de atentado a agentes de la autoridad.

0 Comentarios

Normas Mostrar