Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Las sanciones por criticar la labor de los árbitros deben ser económicas

Actualizado a

Multas. Muchas veces las noticias de o sobre árbitros pasan desapercibidas a no ser que hayan errado algún penalti o no hayan realizado correctamente su labor. Este último mes leo a Ramón Fuentes en iusport hacer referencia a las sanciones económicas que pretendía el CTA imponer a los jugadores y técnicos que descalificasen gravemente la labor arbitral. Hoy en día sabemos que con 1.500 euros lo hacen. El CTA pretendía que las multas fuesen de hasta 40.000 euros pero, como bien indica Ramón Fuentes en su artículo, por normativa deportiva no se puede aplicar lo que pretendía el CTA de árbitros, por lo que las declaraciones contra los colegiados serán sancionadas entre uno y tres partidos. Esta será la ventana de las sanciones.

Ley mordaza. Hasta aquí la información aparecida en iusport, ahora os daré mi opinión. El fútbol es un espectáculo de diversión y cuando vas a ver un partido quieres ver a todas las estrellas jugar, por lo que sancionar a un jugador con dos partidos por unas declaraciones, en plan ley mordaza, no lo veo ya que el perjudicado es también el espectador que paga una entrada por ver a los mejores sobre el terreno de juego. Yo diferenciaría las sanciones: las que se producen durante los noventa minutos, que sí deben acarrear suspensión de partidos, y abogaría por cambiar la ley y poder sancionar económicamente, como quería el CTA, con multas de hasta 40.000 euros por las declaraciones posteriores contra el estamento arbitral.

Fines solidarios. Por unas declaraciones aunque sean erróneas no podemos dejar al espectador sin ver a los protagonistas verdaderos que son los futbolistas. 40.000 euros de sanción, aunque ganes mucho dinero, es para hacértelo pensar lo que vas a decir. Y por último puedes hacer más justa la sanción si todo ese dinero lo utilizas para fines solidarios, así no se ve a la RFEF como una caja registradora y al que tiene que pagar por lo menos pensará que ha metido la pata pero los 40.000 euros de multa serán para un bien social.