Fútbol con alma y el Papa más futbolero de la historia

FÚTBOL

Fútbol con alma y el Papa más futbolero de la historia

Francisco, que visitará a Colombia en septiembre, es uno de los siete protagonistas del libro 'Fútbol con Alma' del periodista César Mauricio Velásquez.

Bogotá

"Santo Padre, ¿es usted el Papa más futbolero en la historia de la iglesia?" (risas) "Sí, eso está bien. Pero di también que soy el más pecador. Di las dos cosas: el más futbolero y el más pecador...".

La anécdota pertenece al periodista colombiano César Mauricio Velásquez en un encuentro en El Vaticano con Francisco, a quien le obsequió 'Fútbol con Alma', un libro de su autoría que retrata la parte humana de siete grandes personajes del fútbol, entre los que se encuentran Alfredo di Stéfano, Javier Zanetti y Andrés Escobar, recordado esta semana por el quincuagésimo aniversario de su natalicio. 

Por eso, aprovechando la confirmación de la visita Colombia (6 al 10 de septiembre de 2017) del Papa, aficionado al fútbol y declarado hincha de San Lorenzo, AS Colombia dialogó con César Mauricio Velásquez sobre su obra literaria que incluye un capítulo especial con el Sumo Pontífice.

¿Cómo nace la idea de hacer Fútbol con Alma?

"Este libro nace en 2010, luego de un diálogo que tuve con don Alfredo di Stéfano en Madrid en el estadio Santiago Bernabéu. En ese encuentro, el primero que tuve con él, hablamos mucho del fútbol colombiano y de su paso por Millonarios en la época de El Dorado. Al final de ese diálogo coincidimos mucho en la idea de rescatar el valor más humano de los futbolistas y recuperar historias que le puedan ayudar a las nuevas generaciones en la vida profesional y personal. Yo me comprometí con don Alfredo a explorar y plasmar todas esas reflexiones en un trabajo periodístico. En 2014, cuando él fallece, me decido completamente a desarrollar el proyecto y a publicar el libro, con la colaboración de Emilio Butragueño".

¿Cuáles son los siete personajes y cómo fue la selección de los mismos?

"Hubo un criterio general sobre el libro, que fue encontrar personajes del fútbol que contaran historia de vidas y tuvieran reconocimiento mundial. En ese camino me encontré con don Alfredo di Stéfano. Después hablé con Emilio Butragueño, quien me presentó a dos grandes futbolistas que coincidieron con don Alfredo: Paco Gento y Amancio Amaro. Finalmente completé los siete capítulos con Javier Zanetti, Andrés Escobar y el Papa Francisco".

¿Qué rescata de esas siete historias?

"Yo destacaría tres tendencias de los siete personajes, dos ellos en el cielo (Di Stéfano y Andrés Escobar) y cinco de ellos todavía en vida. La principal es que todos trabajaron por alcanzar sus metas con base a trabajo, esfuerzo y disciplina. Lo segundo es que supieron aprovechar y valorar los momentos que la vida les dio. Y lo tercero es que siempre tuvieron en mente la necesidad de trabajar para un equipo".

¿Hubo algún personaje que quiso tener en el libro y no pudo?

"Sí. Yo quería hablar con Raúl González, quien jugó mucho tiempo en el Real Madrid y es un ejemplo de vida en la parte deportiva, personal y empresarial".

El lunes 13 de marzo Andrés Escobar hubiese cumplido 50 años de edad. ¿Qué es lo que más recuerda de él?

"El sentido que le daba a la palabra equipo y la ayuda que le brindaba a muchos jugadores, sobre todo a los jóvenes que llegaban al Atlético Nacional y a Selección Colombia. Andrés era un buen acompañante en las aspiraciones de los demás, y eso no es normal ni ayer ni hoy, en donde se impone el espíritu egoísta y la famosa ley de "sálvese quién pueda". Andrés Escobar no era así.

¿En qué beneficia al mundo que Francisco sea el Papa más deportivo y futbolero de la historia?

"En todo. Yo creo que es una fortuna encontrar a un Papa que, a parte de ser un líder espiritual para millones de personas en todo el mundo, sepa llevar esos valores a una actividad tan humana como es el deporte y en concreto el fútbol. Eso ayuda bastante para transmitir valores, para buscar puntos de encuentro, para luchar contra la intolerancia y para buscar caminos de comunicación con todas las culturas del mundo que se encuentran en el fútbol".

Hace pocos días se confirmó la visita del Papa a Colombia. En esas charlas que ha tenido con él, ¿Le expreso algo en particular sobre el fútbol de nuestro país?

"Él tiene un buen concepto sobre el fútbol colombiano. Recuerda mucho el 5-0 a Argentina y recuerda a jugadores como El Pibe Valderrama, a quien pudo saludar hace dos años en Roma. Me habló también de la comunicación y la relación que existe entre ambos países gracias a la cantidad de jugadores colombianos que han llegado a Argentina en los últimos años".

¿Cómo fue la anécdota del balón con El Papa?

"Hace un año, cuando estaba terminando el capítulo sobre él, el Santo Padre me invitó a una misa y se me ocurrió llevar el balón que me habían regalado las directivas del Real Madrid con motivo de los 110 años del club. Al final de la misa él me vio el balón en la mano y pensó que se lo iba a regalar. Yo le dije: "Lo que quiero es que me lo firmes porque quiero llevarlo a las escuelas de fútbol de los barrios pobres de Bogotá, en donde será valorado por los niños y los jóvenes". Él se alegró mucho por eso, lo firmó y lo bendijo. El balón está en Bogotá y lo tiene Diego Torres, un gran amigo que está sacando adelante muchos proyectos de escuelas de fútbol y formación deportiva".

Falcao y James son los actuales exponentes del fútbol colombiano ante el mundo. ¿Qué valores destaca en ese par de talentos? ¿Se animaría a publicar un libro sobre ellos?

"A mí me encantaría hablar con ellos para que transmitan experiencias no solo deportivas, sino de vida. Los dos han sido grandes luchadores en sus metas y se han convertido en embajadores de Colombia en el mundo y en Europa, desde el deporte y desde el fútbol. Yo destacaría en ambos las siguientes virtudes: disciplina, constancia, compromiso y solidaridad".

0 Comentarios

Normas Mostrar