F. J. Díaz

Fue como ganar un título...

La afición rojiblanca despidió a lo grande a las futbolistas del Atlético Femenino. “Orgullosos de nuestras jugadoras”, se escuchaba desde el fondo sur al término del encuentro ante el Barcelona, mientras las chicas daban la vuelta de honor al campo, como si hubieran ganado un título. No fue para tanto, pero casi.

Porque el Femenino metió ayer en el Vicente Calderón a 14.000 espectadores deseosos de ver en acción a sus jugadoras. El ambiente fue muy bonito, con muchas niñas en las gradas. Y muchas de ellas chicas que juegan en otros equipos y que acudieron para aprender e intentar sacar enseñanzas de los equipos que ahora mandan en el fútbol femenino en España (mi hija también juega y vive el fútbol con más pasión que nadie). La grada vibró, cantó y aplaudió. Sobre el césped, ellas no defraudaron . Fue un partidazo. El Atlético mandó en toda la primera parte. El equipo de Ángel Villacampa se defiende, pelea, lucha. Unas tocan y tocan. Otras, muerden arriba. Ellas son ya casi ya como ellos, como el Atlético masculino.

El Atlético Femenino no ganó un título, pero algo parecido porque la afición vibró con sus chicas. Y ganaron como lo hace en muchas ocasiones el equipo del Cholo, defendiendo a capa y a espada la renta obtenida al llegar al descanso, al principio de dos goles y luego mínima (2-1). Los minutos se hicieron largos, interminables. Se terminaron los 90 reglamentarios y aún quedaban los tres del cartelón del árbitro, un mundo, un infierno, un uy constante. porque el Barcelona atacaba y el Atlético se defendía. Muy marca de la casa. Muy a lo Atleti. El que ganó fue el fútbol femenino, pues la Liga Iberdrola se pone apasionante. Enhorabuena al Atleti por el casi título de ayer.