Temas del día Más temas

CICLISMO

Purito se retira: “2016 es mi último año de competición”

El catalán, de 37 años, aprovechó la jornada de descanso en Andorra, su lugar de residencia, para anunciar que colgará la bici tras “el broche de los Juegos”. Ahora va quinto del Tour.

“El motivo de la rueda de prensa es para decir que el 2016 se convertirá en mi último año de competición”. Purito convocó a los medios en el hotel Roc Blanc de Andorra para una típica conferencia de día de reposo, pero comenzó con un anuncio inesperado, aunque barajado en su entorno desde hace un tiempo. Le acompañaron sus padres, su mujer y sus dos hijos, Elsa y Pablo. Emocionado, se le saltaron las lágrimas y se tomó un rato para continuar: “Que nada, que he disfrutado mucho de este deporte. Prefiero dejarlo en un nivel alto, porque hay un momento en el que tienes que parar. Agradecer a todos el apoyo desde el primer hasta el último día. Se trata del deporte que me lo ha dado todo. Amo el ciclismo. Gracias a mi familia por apoyarme y aguantarme. No cambiaría ni un segundo de lo que he hecho. Y espero que hayáis gozado lo mismo que yo de mi ciclismo. Me reía de los que dejaban el deporte, pero vaya tela”. Después de comunicar su despedida, tocaron las preguntas.

-¿Había pensado en este momento?

-Lo tenía meditado desde el invierno, con la familia. Esperamos hasta Andorra, porque aquí es donde me he hecho corredor y donde resido. Hubiera deseado ser un poco más fuerte. Es una decisión más fácil de lo que pensaba, aunque haya costado.

-¿Y si conquista el Tour?

-Me iré del ciclismo con una grande, que es lo que me falta en el currículum.

-¿Qué le lleva a despedirse?

-Que tengo 37 años y son 17 temporadas como profesional. Quiero que la gente se acuerde de mí como un buen ciclista. Tengo dos hijos y ellos se merecen permanecer más ratos conmigo. Eso sí, intentaré seguir vinculado de la manera que toque a mi deporte.

-¿Cómo?

-Hay muchas cosas, muchos proyectos. El equipo ha estado siempre a mi lado. Me siento muy agradecido a Katusha. Quizá por ahí. Veremos.

-Va quinto del Tour.

-Así es, y pelearé por todo.

-¿Saborea más esta ronda?

-Es difícil cuando vas a lo tuyo en la carretera, aunque sí me fijo más en el apoyo de la gente y me siento orgulloso del respaldo que me ha brindado Andorra.

-Una exitosa generación española parece que toca a su fin.

-Sí, los ciclistas españoles tenemos una edad. Samuel Sánchez es un año mayor, Valverde tiene 36 y Contador, 33. Es ley de vida.

-¿No se plantea seguir a menor nivel, como gregario?

-Ese rol ya lo cumplí en mi trayectoria. Noto la misma ilusión que en 2000, cuando Manolo Saiz me pasó a profesionales. Simplemente, es hora de decir adiós.

-¿El podio de París es su mejor imagen?

-Tengo muchos recuerdos, no sólo los Campos Elíseos. 2012 fue muy especial, tengo dos Giros de Lombardías… Florencia es un recuerdo negativo, pero estuvo cerca el oro mundial.

-¿Cómo le gustaría que le describieran?

-Como un corredor activo y valiente. O por mi manera de ser, natural. No me suelo acordar de lo malo, sino de lo bueno. Creo que eso sucederá conmigo.

-¿Explotó tarde?

-Me llegó en su día. En todos los equipos he aprendido mucho.

-¿Cuál será su última competición?

-Elegí 2016 porque me motivaba muchísimo que el Tour viniera a Andorra. Los Juegos quiero que sirvan como mi broche de despedida. El plan era acudir a los Juegos y ala Vuelta, pero no deseo ir a sufrir a mi última carrera.

-¿El mejor ciclista que ha visto?

-Ha habido muchos. Desde Museeuw a Nairo. Para mí, el número uno ha sido Michele Bartoli. Fue capaz de ganar todas las clásicas menosla Roubaix. Y Alejando Valverde, con un poco más de cabeza, habría triplicado su palmarés.

-¿En qué ha evolucionado su deporte?

-Todo ha cambiado. Se trata de un ciclismo muy distinto al que yo corrí en mis inicios. Vatios, datos… todo se controla más.

-¿Alguna espinita?

-Muchas. Me quedé a las puertas de lograr muchas cosas, pero siempre he dado el 100%.