Atlético Nacional

Rueda: "No hay que distraerse, el negocio nuestro es ganar"

El técnico dijo que las confrontaciones con Huracán le dejaron lecciones a Nacional para el resto de la Copa. Admitió que hubo exceso de confianza en los goles del rival.

Medellín
0

Se concentró en analizar la parte táctica y el desarrollo del juego, no profundizó en el significado de estar en cuartos de la Copa Libertadores y no se refirió al desempeño del árbitro José Argote y mucho menos la reacción agresiva de Huracán tras quedar eliminado con la derrota 4-2 en el Atanasio Girardot.

Reinaldo Rueda habló de la manera en la que Atlético Nacional descifró un complicado juego, de las variantes que le resultaron y de lo acertado que resultó enviar a Orlando Berrío al campo en el segundo tiempo.

Asimismo, reconoció los pecados de su elenco y que el Globo le dio una lección pues pasaron trabajos por no cerrar el juego. Además, ponderó las condiciones de Ramón Ábila y señaló que los dos goles que recibió Franco Armani surgieron por el exceso de confianza frente al 9 argentino.

Análisis del compromiso: "Fue un partido con la intensidad típica de esta instancia. Enfrentamos a un equipo con mucha huella de trabajo y que tiene un mejor comportamiento en calidad de visitante. Creo que empezamos bien el partido, quizá nos faltó haber hecho un juego de mejor amplitud sobre el sector derecho. Después del 1-1, perdemos un poco el control del partido. Por fortuna, reaccionamos bien y se le va tomando la vuelta al partido, pues manejamos los conceptos trabajados para desequilibrar ese bloque defensivo de ellos, y producto de ello el triunfo y el marcador".

Presión de Huracán y marca sobre Pérez: "Sabíamos que ellos querían hacer un gol para desequilibrarnos y desesperarnos. Después querían retardar el juego, contarlo y lentificarlo. Pero se salió bien. Además de la referencia que hacían sobre Sebastián, había otras variantes con Alejandro y con el mismo Bocanegra para iniciar salida. Habíamos previsto que iban a hacer eso. "

Berrío y el segundo tiempo: "En el primer tiempo desperdiciamos la franja derecha. Por fortuna, Orlando entró muy dispuesto mentalmente, y ahí se igualó el ataque. Logramos equilibrio por los dos costados. Después era tener posesión y circulación de balón, además buscar los espacios y tratar de abrir las costuras del rival para penetrarlo. Por ahí pasó el segundo tiempo".

¿Hay algo que le preocupa?: "Seguro. Este juego nos dejó una gran lección y nos enseñó que estos partidos hay que cerrarlos. Aparte del juego vistoso y atractivo, hay que ser muy práctico porque el negocio nuestro es ganar y no dejarse distraer con la parte emotiva de la tribuna. Vamos a asimilar la lección, a seguir trabajando y a recuperar a hombres importantes para lo que sigue. Ya hay que preocuparse es del partido del sábado (clásico con Medellín)".

Partidos cerrados: "Hay alternativas que tenemos que manejar, pues sirven como complemento a lo que es el estilo de Nacional. No es fácil, es casi que una debilidad nuestra en el país el juego aéreo. Pero hoy intentamos, y lo hicimos con la media distancia con Sebastián, Alejandro y Bocanegra. En la bola quieta trabajamos bastante, quizá no es la gran fortaleza con el juego aéreo. Seguro que cada partido será difícil, porque nos tienen muy estudiados. Y va a depender no solo de lo que preparemos, sino de la experiencia y de la memoria táctica que tengan los jugadores".

¿Le falta a Nacional el 9?: "Hay que seguir estimulando a los hombres nuestros. Esperamos que se recupere Luis Carlos (Ruiz) y que pueda ser el hombre que asuma esa responsabilidad tras la salida de Jéfferson. No hay que llorar sobre la leche derramada porque con todo el fútbol que genera Nacional, seguro que un goleador de área estaría disfrutando".

Marcar con más ahínco a Ábila: "Las dos situaciones de gol son producto de ese exceso de confianza, tanto en el primer gol como en el segundo. Ya sabíamos que ellos hacen un juego directo y en largo, y él (Ábila) es un hombre que hace muy bien de pivote, que se da vuelta y que improvisa muy bien como mostró en el segundo tanto. Esa también es una gran lección que deja este juego".

Mensaje en el entretiempo y la reacción: "No hay ningún misterio. Tenemos que mejorar en ser más agresivos y pelear mejor los rebotes. La idea era mejorar la amplitud con el ingreso de Orlando, para hacer ese trabajo de movilidad que pudiera brindarnos desequilibrio. Después hubo el compromiso de todos, pues estábamos haciendo un buen juego pero teníamos con qué mejorar".

¿Rosario Central o Gremio?: "Adelantarnos es algo subjetivo. Son rivales con características y estilos diferentes. Hemos estado haciendo el seguimiento futbolístico de esos equipos, ya nos conocen nuestro estilo también. Hay que intentar tener alternativas para intentar sorprender".

Equipo para el clásico: "¿Cuál equipo principal, el de Neiva o el de hoy (martes)? Los dos son equipos principales. Todo el plantel está muy dispuesto; los muchachos están haciendo un gran trabajo y con una competencia muy sana. Siempre queremos lo mejor para el equipo. No es fácil cohesionar once en 72 horas, y el clásico es un partido de mucha rivalidad e intensidad. Es cuestión de procesarlo y mirar la recuperación para tomar la mejor decisión para el juego del sábado".

Cerrar de local: "Es de doble interpretación. Todo depende de ese primer partido que hagamos, cómo lo manejemos y qué resultados obtengamos. Así eso de cerrar en casa se vuelve ventaja. Esta localía nuestra es importante en la medida en que nosotros tengamos ese comportamiento aplicado que tuvimos en Buenos Aires; va a ser determinante cerrar acá por la cancha y el acompañamiento. La afición volvió a demostrar hoy su lealtad y nobleza para acompañar al equipo (…) hay que evitar la provocación y ese tipo de situaciones para cuidar la individualidades y la plaza".