martes, 27/02/2018

TOMÁS RONCERO

Siempre nos quedará París

No había rebeldía ni desazón en los gestos. El punto lo daban por bueno. Así nos fue. 1-0 y a casa. Nada que objetar. El Espanyol se lo mereció ante la pasividad blanca.

Tomás Roncero

IVÁN MOLERO

La heroicidad que le faltaba a Gerard

Derrotó justo antes de la Navidad el Espanyol a un Atlético que llevaba un año sin perder a domicilio

Iván Molero