sábado, 07/01/2017

T. RONCERO

Un Madrid de oro

La Felizidane no tiene límites. Mientras al otro lado del Puente Aéreo se retroalimentan con debates orientados hacia un complot arbitral...