Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

DEPORTIVO CALI

Mayer Candelo afirma que los enemigos del Cali están en el club

El extécnico del Deportivo Cali habló con Dinas Sports sobre su salida del equipo. Dice que la invasión en Tuluá no fue algo natural, todo fue “planeado”.

Actualizado a

El sueño de Mayer Candelo de tener un proyecto exitoso y a largo plazo en el Deportivo Cali apenas duró dos meses y medio. El equipo nunca levantó su rendimiento futbolístico, los malos resultados llegaban fecha tras fecha y todo terminó con un lamentable episodio en el estadio Doce de Octubre de Tuluá con la invasión de ‘hinchas’ para increpar a los jugadores y al técnico.

El extécnico del club vallecaucano habló por primera vez tras su salida, lo hizo con el periodista Jaime Dinas, (Dinas Sports) dejando clara su posición sobre la crisis que vive la institución. Señala que se mueven muchas cosas por debajo de la mesa, tanto de directivos como de gente que ya no está, pero que tiene poder. Pide unión y espera que con su marcha todo mejore.

“Le están haciendo daño a una institución maravillosa que hemos tenido con tanta historia, 112 años que tenemos de hsitoria, y que hoy por egos y orgullo le están haciendo daño, me duele mucho, no de los hinchas sino de las personas que estuvieron en Tuluá y se metieron a una cancha a seguir dañando la imagen de nuestra institución, cuando el que le está haciendo daño no soy yo, sino los mismos que los mandaron o que los pusieron a hacer eso, que tienen que pensar un poco y saber que por encima de los hombres y dinero, esta una institución llamada Deportivo Cali”, dijo Candelo.

Candelo también aclaró que nunca tuvo problemas personales con Teófilo Gutiérrez y que es mentira que quería cobrar una indemnización de año y medio. Contó que el nuevo vicepresidente del Cali, Eduardo Calderón, nunca lo quiso en el cargo y no le dio la cara el día que visitó la sede administrativa.

Daño a la institución desde adentro: “Siempre de corazón y de lealtad vinimos a querer aportar lo mejor, desafortunadamente te encontrás con problemas administrativos, en la parte económica y en lo deportivo en los resultados, pero en ningún momento te esperabas que por los oponentes que no querían que fueras el técnico, no hubiera ese respaldo después de que te hayan dado el cargo de entrenador. Me esperaba que los resultados fueran negativos, que la economía estaba baja, pero que fuera de lo deportivo y administrativo se trabajara por debajo para hacerle daño a una institución, no a Mayer Candelo. A mí en ningún momento me han hecho daño, sigo siendo el mismo y seguiré amando a mi institución”.

Los enemigos están en todo lado: “Hay unos adentro y unos afuera, están en todo lado, pero vuelvo y digo, cualquier problema, si creían que era yo, ya Mayer no está. Espero y quiero que, por su ego y orgullo, que no escogieron el técnico que deseaban, apoyen a la causa y a la institución para sacarla del lugar donde está”.

Quiénes son los que hacen daño: “Es de todas las partes, los llamados hinchas que no son hinchas, los exdirectivos que ya no están, otras que siguen, trabajadores del club. No estoy señalando a nadie, pero es una realidad”.

Mensaje a periodistas: “A muchos periodistas también, con mucho respeto se los digo, que no dañen su profesión por una moneda porque hoy ya Mayer no está, entonces ya no van a comer de los que les dieron, se les va a acabar lo que recibían porque ya no es Mayer”.

La invasión de la cancha en Tuluá

Lo de Tuluá fue planificado: Es que no había llegado al club y ya era resistido, llegué y fui resistido, y terminé siendo resistido porque mucha gente no quiso que fuera yo por beneficios propios, porque el Cali da beneficios, entonces hoy queremos una institución donde no solo nos aprovechemos de lo personal sino de lo colectivo, donde el ganador sea el Cali”.

El mensaje a la gente que invadió en Tuluá: “Más con estas locuras que hicieron los llamados hinchas disfrazados del Cali, que eso no significa ser hincha. Se ve que todo es manipulado, todo es acordado para que se le siga dañando la imagen al club. Deseamos que ese llamado hincha que se prestó para ese momento, sepa que no le está haciendo daño a una persona sino a una institución como es el Deportivo Cali”.

No hubo agresión a sus jugadores: “No, la verdad no, ni mis jugadores ni yo, donde hubiera sido algo natural hubiera entrado un llamado hincha con un cuchillo a darle puñalada a alguno, con una piedra, un palo, un puño o una patada. Si algo que tengo que dar fe es que a ninguno agredieron, ni a mí ni mis a jugadores. Se ve lo planeado que estuvo esto, lo estudiado para que llegara el momento y creyeran que le iban a hacer daño a una persona. A mí nunca me hicieron daño, me hicieron sentir desilusión y tristeza que nos prestáramos para seguir manchando la institución”.

No hubo nada personal con Teo Gutiérrez: “Si tengo que dar fe, es que aquí nunca hubo diferencias con ningún jugador, menos con él. Que me toca corregir, exigir, es diferente a que haya diferencias. Uno cuando coge un equipo viene siendo como el papá de sus hijos. En el momento, si Teo había hecho cosas no adecuadas, se le corrigieron, dijeron, mostraron, más no se le fue atacado ni al revés. No tengo que hablar mal de un jugador por salvarme. Él en ningún momento tuvo diferencias conmigo. Le entregué las llaves del equipo”.

Era falso que había una indemnización hasta diciembre de 2023: “Aquí el tema nunca fue de dinero, ha habido morbo mediático donde se le ha pagado a personas y periodistas para que divulguen cosas que no son. Empezando, mi contrato no lo hice yo, hasta el día que me fui lo vine a conocer. La indemnización la pusieron ellos mimos, no la puse yo porque mis intereses no eran de dinero. Vine por la cusa de lo que vive el club, tampoco he dicho que trabajé gratis, que no me pagaron, pero mi propiedad nunca fue el dinero ni tener un salario gigante porque yo no lo puse, lo pusieron los directivos. La indemnización ellos la pusieron, que eran dos meses, min contrato no estaba ligado a una indemnización de año y medio como se divulgó”.

La junta directiva estaba dividida por su nombramiento

El momento de su salida y la relación con los directivos: “Lo único que tuvo fue agradecimiento con el doctor Mena y sus integrantes, hubo unos que no dieron la cara o se escondieron cuando fui a la sede, que se hacían como si no me hubiera visto, como el señor (Eduardo) Calderón, no sé por qué. Él dijo que no era personal sino deportivo, pero ni fueron capaces de darte la cara. Él era uno de los que no estaba de acuerdo con mi llegada”.

Eduardo Calderón (vicepresidente) nunca estuvo de acuerdo: “Yo lo vi con el doctor Mena el otro día cuando fui a donde el gerente general, y siempre como que se hacen a un ladito, como que no te ven, como para que no los saludes”.

Se fue tranquilo del Cali: “Ni lloré ni me sentí mal, por eso ni corí el día que se metieron los hinchas. Me voy con la cabeza en alto, me voy feliz porque no robé, no maté a nadie, no tengo porque llorar ni sentirme mal, sé que muchas de las cosas que pasaron fueron planeadas, pagadas y demás. Eso me da tranquilidad”.

Los enemigos están en el propio Cali: “Sí, claro. Es que los enemigos nuestros no son los de afuera, no es Millonarios, no es América, están ahí mismo en la casa, los que acaba de hacerse a un lado siguen siendo enemigos, que dicen que aman. Les hacemos la invitación a ellos que nos podamos unir para apoyar a la causa, más ellos que tiene el poder de mando desde afuera y los de adentro para no entorpecer mas las cosas buenas que se pueden hacer”.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?