MOVISTAR TEAM

Van Vleuten pide a la FCC apoyo para las ciclistas en Colombia

La doble campeona mundial de contrarreloj y una de las mejores ciclistas del mundo habló con AS sobre su llegada al Movistar y sus entrenamientos en nuestro país.

Le hace faltan muy pocos títulos en su historial. Viene de la estirpe neerlandesa que ha hecho que su país sea potencia en ciclismo femenino y del que ella es pionera. Su calidad es directamente proporcional a su calidez y testarudez, por eso en los dos últimos años ha escogido a Colombia como su sitio de entrenamiento en pretemporada, "me gusta salir de mi zona de confort", dice.

Es Annemieck Van Vleuten, la doble campeona mundial de contrarreloj, cuatro veces campeona nacional de esta misma modalidad, una vez campeona mundial de ruta, campeona de Flandes, del Course del Tour de Francia, del Giro Rosa y actual campeona de Europa.

La gran campeona habló con AS Colombia sobre su actualidad en el Movistar Team, equipo por el que apostó para darle más calidad y variedad al ciclismo femenino mundial. No quiso ir al Trek para no estar con las grandes estrellas del mundo, prefirió el equipo español para acompañar a las nacientes figuras, entre ellas la colombiana Paula Patiño.

Dio su opinión sobre el ciclismo femenino colombiano, explicó las claves de ser protagonista de la súper potencia del ciclismo femenino en la actualidad y le pidió algo a la UCI para que haya más equilibrio entre el ciclismo femenino y el masculino.

También confirmó que en los primeros meses del año se enfocará en carreras con el Movistar, estará en Flandes, Strade Bianche, Amstel Gold Race, Flecha Valona y Lieja Bastoña Lieja y luego se concentrará en los Juegos Olímpicos de Tokio.

¿Cómo han sido sus primeros días en el Movistar Team?

"Han sido emocionantes. Es como si fuera mi primer día de colegio cuando conoces mucha gente nueva con lenguaje incluido. Estoy muy familiarizada con él. Fiché por el movistar porque el sentimiento es de familia, por la cultura y desde el primer día ha sobrepasado mis expectativas. Estoy trabajando en el español, desde el 2018 comencé a mejorarlo, me puedo comunicar, cuando estaba en Colombia fui capaz de hablar, pero entrevistas en español espero hacerlas desde el próximo año".

¿Por qué ha decidido entrenar en Colombia?

"Puedo ir a otra cantidad de países, tal vez venir a España hubiera sido más fácil. Pero me gusta salir de mi zona de confort. Conocer gente de otra cultura me da energía y conocer nuevas rutas para entrenar es lo mejor para mí. Por ejemplo, conocer a Diana Peñuela de Manizales fue muy importante para mí, la considero como una amiga. Aprendí mucho de la gente en Colombia, es una cultura diferente, es lo mismo que estoy viviendo en el Movistar Team, algo diferente. Mis días de ciclismo en Colombia fueron asombrosos, además que podía entrenar en altura gratis. A veces ni te das cuenta que estás entrenando en altura y tu cuerpo trabaja mucho. Es algo que no puedo hacer en Europa en invierno".

¿En lo que pudo ver mientras estuvo en Colombia, cuál es su opinión del ciclismo femenino en el país?

"Mi opinión es que hay mucho talento, tal vez se desarrolla un poco más en los hombres, pero hay muchas ciclistas talentosas que necesitan mucho apoyo, especialmente de sus amigos y familia porque es muy duro moverse a Europa. Por ejemplo, Paula Patiño es un modelo e inspiración para todas las niñas colombianas. Está en Europa, dio el paso y estoy muy orgullosa de ella. Pero se necesita coraje para hacer eso y es muy duro para las colombianas hacerlo. Necesitan estímulo de la Federación de Ciclismo especialmente".

¿Cómo ha visto la evolución de Paula Patiño en los últimos años?

"Es fantástico ver a Paula. El año pasado fue octava en el Giro Rosa, eso muestra que hubiera sido posible ganar. Es bueno tenerla como mi compañera".

¿Cuál es el secreto para llegar a ser potencia mundial y tener ciclistas como Marianne Vos, Kirsten Wild, Anna van der Breggen?

"A diferencia de las ciclistas colombianas nosotras tenemos más facilidad para estar en las competencias, desde Países Bajos no es difícil viajar y tener muchas carreras. Otra cosa que nos hace fuertes es que no tenemos miedo, no nos da miedo dar lo mejor de cada una en los entrenamientos, tampoco hay miedo en los técnicos ni en la Federación para mejorar cada día. Nos gusta estar fuera de la zona de confort, somos sociables y hay algo más y es que vemos el ciclismo como nuestro negocio propio y cada una tiene que manejarlo de la mejor manera y hacerse responsable por él. Creo que ese es el gran secreto de las holandesas, que somos responsables de nuestras carreras".

Desde su experiencia y sus títulos, ¿qué consejo le daría a Colombia para mejorar el ciclismo femenino?

"Es muy importante que la Federación le dé más apoyo a las ciclistas. Un ejemplo es el Colnago, un equipo que pudo salir del país y fue muy bueno verlo en diferentes carreras en el mundo. Se necesita más apoyo para competir de la misma forma en la que lo hacen los hombres que hacen parte de los equipos más grandes del mundo. La Federación debe enfocarse en el apoyo a las mujeres porque no es fácil para las familias".

¿Cuál es el camino que debe tomar la UCI para equilibrar el ciclismo femenino y el masculino?

"Apoyar las competencias para que se hagan el mismo día y que se vean más en televisión como se hace con las grandes competencias de hombres. Eso sería un gran avance y un gran paso para nuestros equipos. Creo que esa es la manera de comenzar a equilibrar el ciclismo".