TOUR DE FRANCIA

Superman López por el podio: las claves de la contrarreloj

La etapa 20 presentará la definición del Tour de Francia y la esperada crono que tendrá 6 kilómetros de ascenso en La Planche des Belles Filles.

El Tour de Francia llega a su fin y en la etapa 20 se correrá la esperada cronoescalada de 36.2 kilómetros y que terminará en La Planche des Belles Filles
TIM DE WAELE Pool via REUTERS

Miguel Ángel López se juega todo. También Roglic, Pogacar, Porte y Carapaz. Cada uno a su manera y en sus circunstancias. La contrarreloj de este sábado definirá el podio y el campeón de la montaña del Tour de Francia 2020 con su recorrido de 36.2 kilómetros, seis de ellos en ascenso con meta en los Vosgos.

La Planche de Belles Filles es lo que hace a esta contrarreloj diferente a las habituales en el Tour que suelen ser planas y en las que el ganador está casi definido desde antes del arranque. Esta vez no será así pues ese pequeño ascenso hará que los ciclistas la planifiquen de forma diferente.

De acuerdo con Omar Fraile, compañero de Miguel Ángel López en el Astana, el equipo kasajo está confiado en lo que pueda hacer el colombiano que "lleva una ventaja para mantener el podio", pero en un recorrido en el que se "tendrá que morir encima de la bici".

La motivación del colombiano no tiene otra razón más que obtener un lugar en el podio de un Tour de Francia y aunque expresó que será una CRI de más piernas, también lo será de mucha cabeza. El cambio fijo de bicicleta, el plano de casi 29 kilómetros y tener a Porte a un minuto y 39 segundos hablan de la concentración que Supermán debe mostrar para alcanzar su objetivo.

Las claves de la contrarreloj 

30 kilómetros planos

Claramente es el terreno que menos le favorece al colombiano. Los primeros 14 kilómetros, en donde se encuentra el primer parcial son totalmente planos. En el papel sería en donde más perdería en comparación a sus rivales. Sin embargo, López indicó que sus entrenamientos para crono se han centrado en ese tipo de terreno. La posición, mantener la concentración y aguantar el dolor, serán primordiales. 

Después del kilómetro 14 aparece un terreno un poco más ondulado. Incluso los corredores se encontrarán con la Col de la Chevestraye que solo tiene 1.8 kilómetros con una pendiente del 4.2 por ciento. No mucho para los contrarrelojeros y menos para ciclistas como Roglic o Pogacar. Sin embargo, el corredor del Astana puede aprovecharlo.

Seis kilómetros finales 

Los seis kilómetros finales son en ascenso puro y duro. La Planche des Belles Filles acostumbra a ser uno de los puertos de montaña de primera categoría. Antes de esta CRI se había subido cuatro veces. Nada más el año pasado fue protagonista en la etapa seis con victoria para Dylan Teuns. Sin embargo, en esa ocasión se subió hasta la cima a 1140 metros de altitud. En la crono irá solo hasta los mil metros, lo que no le quita la dureza.

El puerto tiene solo 6 kilómetros, con una pendiente media de 8.5 por ciento. Pero ya en el primer kilómetro los ciclistas irán al 13 por ciento, en el tercero y cuarto al 11 y en los últimos 500 metros al 20 por ciento. Clave para los escaladores, pero con más de 3 mil kilómetros encima, todo puede pasar.

El cambio de bicicleta

No cambiar de bicicleta sería un suicidio. Así como no usar la de crono en los primeros 30 kilómetros. Los ciclistas podrán hacer el cambio en donde lo consideren necesario pero lo más seguro es que lo hagan en donde comienza el ascenso o por lo menos en los primeros cien metros. Allí la agilidad y la pericia de ayudantes y ciclistas sumará o restará segundos. En ese cambio en promedio podrían perderse de 10 a 15.

Las cronos de Supermán López

La gran hazaña de Supermán López en una contrarreloj se dio en el Tour de Suiza del año 2016. Allí, el colombiano se impuso a uno de los grandes especialistas de la historia, el suizo Fabián Cancellara por un segundo, lo que le valió para llevarse el título de la competencia.

Ese mismo año ocupó el noveno lugar de la CRI a 1 minuto y 21 segundos de Alberto Contador. En esa ocasión, Nairo Quintana fue segundo a cinco segundos. En la Vuelta a España del 2017, ocupó el lugar 22 al ubicarse a 2:34 de Chris Froome. Fue superado también por Lennard Kamna, Matteo Trentin, Thomas de Gendt y David de la Cruz.

En el Giro de Italia del 2018 fue 61 a solo 56 segundos de Tom Dumoulin y en la Vuelta a España de ese mismo año fue 44 a solo 35 segundos de Rohan Dennis. En esa ocasión, Richie Porte, su gran rival de este sábado, ocupó el lugar 97 a 51 segundos. 

En la París Niza del 2019 fue 33 a 1:23 de Simon Yates. En el Giro de Italia de ese año hubo dos CRI, en la primera quedó a 3:42 de Primoz Roglic y en la segunda a 1:20 de Chad Haga. Luego, en la Vuelta a España fue 14 a dos minutos de Roglic.

Y este año en la Vuelta a Algarve fue quinto en la crono a 38 segundos de Remco Evenepoel. Los antecedentes son buenos ad portas de una crono diferente a las que ha disputado y en la que tendrá que pensar en el minuto 39 que le lleva a Porte. 

Pero también en Pogacar. El joven esloveno ha tenido, sin embargo, muy buenos resultados en las cronos disputadas el año pasado. En Algarve fue quinto a 17 segundos de Stefan Kung, en el País Vasco quedó a 43 segundos de Max Schachmann y en la Vuelta a 1:29 de Roglic. Además, es el actual campeón de la CRI de Eslovenia en la que venció a Roglic por nueve segundos.