Temas del día Más temas

TOUR DE FRANCIA

Egan Bernal y las lecciones del Tour de Francia 2020

El cicilista del Ineos Grenadiers abandonó la competencia en la etapa 17 tras sufrir problemas físicos en las dos semanas previas.

Egan Bernal abanadono el Tour de Francia antes de disputar la etapa 17 de la competencia entre Grenoble y Col de la Loze tras presentar problemas físicos
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT AFP

El Tour de Francia llegó como la oportunidad para Colombia de mantener la camiseta amarilla. En competencia, nueve corredores de nuestro país más el campeón reinante. Egan Bernal llegó con el dorsal número uno y como uno de los grandes favoritos para pararse, una vez más, en el primer lugar del podio. Sin embargo, en la edición 107 el ciclista del Ineos Grenadiers no lo hará. Otro tomará su lugar.

El equipo inglés tomó la decisión de sacar de la carrera al colombiano. Problemas físicos muy fuertes hicieron que la escuadra se quedara sin su líder para las etapas restantes. Egan terminó su participación en el Tour 2020 en el puesto 16 a 19 minutos y 4 segundos del líder Primoz Roglic. Presentamos algunas lecciones deja el retiro de Egan.

La normalidad del ciclismo tiene derrotas

La primera lección que deja lo sucedido con Egan es que este tipo de cosas son normales. No solo en el ciclismo sino en cualquier deporte. La derrota, los problemas, las pérdidas son, incluso, más cotidianas que los triunfos. Egan venía sintiéndose mal desde el Dauphiné en el que también abandonó, pero su rendimiento comenzó a mermar en l'Ain cuando Roglic se mostró superior. Ya en el Tour, en el ascenso a Puy Mary, se vio desgastado, sin fuerza y perdiendo tiempo importante. Esto se ratificó en el Grand Colombier y en la etapa 16 que terminó en Villard de Lans cuando el ciclista indicó que "tenía todo jodido".

Prueba y error

El Ineos decidió llevar al Tour un solo líder, un equipo con varias caras nuevas y dejar por fuera a Geraint Thomas y a Christopher Froome. A pesar de las críticas que en este momento se escuchan desde el Reino Unido y Europa, el equipo lo apostó todo por los hombres que llevó. Así como decidió la forma en la que Egan debía prepararse durante el parón por la pandemia y cuando pudo salir a carretera con los famosos apocalipsis, señalados ahora, pero admirados en el momento. Según David Brailsford, los números de Egan eran los mejores, pero hubo algo que no funcionó, pero pudo funcionar. Probar y fallar también es normal. 

Los entrenamientos y el esfuerzo previo a la competencia

El Ineos indica que Egan no presenta una lesión sino un dolor intenso que con el paso de los días se hizo más fuerte en la parte baja de su espalda. Seguramente el equipo revisará si esto sucedió en los entrenamientos previos o fue una consecuencia de ellos. El corredor mostró los números de sus rodadas durante la pandemia y también se vio muy activo en el simulador cuando comenzó la cuarentena. También es normal que en un año atípico, con entrenamientos inéditos y tanto tiempo sin correr, puedan pasar este tipo de situaciones.

¿Presión?

Tal vez. Ser el único líder de su equipo, tener encima la mirada y expectativa del mundo entero y llevar el dorsal número uno no es fácil. Esto sumado a su propia mentalidad de ganador y su mismo deseo de repetir el título pudo haberlo llevado a no saber manejar las circunstancias que se iban presentando etapa tras etapa.

El futuro

Tal vez la lección más valiosa es la que deja Brailsford. "Este es el inicio del Tour del próximo año". El director del equipo ya piensa en el futuro. A pesar de lo ocurrido y la incapacidad de defender el título, la escuadra no se acomoda a la derrota y mira más allá. Ya piensa en un 2021 en el que seguro estará Egan Bernal.