NAPOLI

David Ospina, la menor de las preocupaciones de Gattuso

Napoli pasa por un momento de dudas y malos rendimientos, pero el portero colombiano es garantía para el técnico italiano.

0
David Ospina, en un entrenamiento con Napoli
Francesco Pecoraro Getty Images

La crisis de Napoli tocó fondo. La derrota en casa frente a Fiorentina dejó en evidencia una serie de problemas que tiene hoy al equipo con un racha negativa de resultados, lejos de los puestos de clasificación a torneos europeos y con muchas dudas ante el cambio de técnico, tras la salida de Carlo Ancelotti y la llegada de Gennaro Gattuso.

Sin embargo, David Ospina es la menor de todas las preocupaciones del entrenador. Hay otros puntos que debe solucionar el técnico previo al juego ante Lazio, por los octavos de final de la Copa de Italia que se disputará este martes y que podría representar una oportunidad única para seguir peleando por cosas importantes en Italia.

Ospina, punto de confianza para Gattuso

Desde la llegada de Gattuso en diciembre de 2019, Ospina tuvo pocas oportunidades de atajar por el momento que vivía Alex Meret. Solo hasta el 2020 llegaron las opciones para el colombiano, que aprovechó una pequeña molestia física del italiano y que sacó a relucir una característica que poco había mostrado en su carrera, pero que llamó la atención del técnico para la consolidación de su idea de juego.

Más allá del error ante Lazio, en el que perdió una pelota y su equipo cayó, el arquero de la Selección fue importante en los dos juegos siguientes. Primero ante Perugia atajó un penal y luego en la derrota frente a Fiorentina evitó una goleada y fue el más destacado en un bajo rendimiento del resto de sus compañeros.

Ospina le ha agregado a sus paradas la confianza para servir de apoyo en la posesión. Se ve tranquilo al recibir el balón y al entregarlo, además entendió que debía soltarlo rápido y despejar si era necesario. Sus compañeros lo buscan y él cumple. Gattuso puede estar tranquilo.

Preocupación defensiva

Napoli tiene la ausencia de Koulibaly y eso es un peso importante, Di Lorenzo no da la mismas garantías y frente a Fiorentina se notó, especialmente por el bajo rendimiento de Luperto, el lateral izquierdo. Ambos sufrieron y por ahí llegaron los dos goles. Pero adelante de ellos también hay preocupaciones, porque Gattuso decidió poner a Fabián Ruiz como volante de contención y sacarlo de su mejor rol como medio mixto. El equipo no tiene marca en esa zona del campo y la apuesta por la posesión se ve frustrada.

Preocupación ofensiva

El estilo que busca Gattuso es la posesión y la construcción de juego progresivo, por eso ha involucrado a Ospina. Pero esa transición, del estilo directo de Ancelotti al que él quiere, le ha costado a la plantilla, porque el equipo tiene el balón y lo mueve por toda la cancha, pero no es efectivo con él. Como referencia está el partido ante Fiorentina, en el que apenas se acercó y no tuvo una opción lo suficientemente clara como para darle vuelta al resultado. Jugadores como Callejón, Zieliński o Lozano son intrascendentes y el '9', Milik, debe retrasar su posición para entrar en el juego. No es un estilo fácil de imponer.

"Equipo sin alma"

Gattuso fue directo después de la derrota del fin de semana: "No podemos seguir así, tocamos fondo. Somos un equipo enfermo y sin alma". Palabras que dejan claro que el técnico debe preocuparse por puntos que van más allá de lo que suceda con el balón. En el entrenamiento del lunes el grupo se reunió y, según informó Sky Sports, hubo una confrontación entre los jugadores y el entrenador para remediar la situación.

Pero también está la contra parte de lo sucedido con Allan, que tras ser sustituido frente a Fiorentina dejó el campo de juego y se fue directo al camerino, una actitud que no gustó en el DT y en los dirigentes, que estarían pensando en venderlo en verano, además, el brasileño quedó excluido de la lista para enfrentar a Lazio en Copa, acusando problemas físicos.