RUSIA 2018

Juan Fernando Quintero, el niño de la pantaloneta larga

El DT Jorge Betancur, reconocido scouting de Envigado F.C., reconstruyó con AS parte de la historia del crack de la Selección y anunció que lo mejor de 'Juanfer' está por venir.

Medellín

Busca con ilusión en una gaveta de su escritorio. Halla una bolsa con nueve casetes de VHS y separa tres de ellos. “Acá está la magia”, suelta Jorge ‘Chucho’ Betancur mientras los sostiene. Ahí están registradas las participaciones de Juan Fernando Quintero en tres versiones del Ponyfútbol, que dan fe del talento innato que hoy lo tiene como conductor de la Selección Colombia en Rusia-2018.

Recordar a ‘Juanfer’ inevitablemente le saca sonrisas. ‘Chucho’ fue protagonista en la formación del creativo, ese que vio por primera vez hace 15 años y que le infla el pecho con su figuración en la Copa del Mundo.

A la cancha El Dorado lo llevó el profesor José de Arco, quien encontró a ‘Quinterito’ en el barrio Villa del Socorro en la Comuna 13 cuando con apenas 9 años ya mostraba condiciones.

“El difunto Antonio Franco, un scouting que hubo en Envigado, cuando lo vio por primera vez lo bautizó el niño de la pantaloneta larga. Era pequeñitico… parecía un niño de 7 años. La pantalonetica le quedaba muy larga”, cuenta Betancur a As Colombia.

Así empezó el camino del crack que tiempo después no se sonrojó al acomodar el balón e ignorar la presencia Néider Morantes en el cobro de un tiro libre, según narran los empleados de esa Cantera de Héroes que además de Quintero han pulido el talento de futbolistas como James Rodríguez, Mauricio Molina, Mateus Uribe, Frank Fabra, Dorlan Pabón y Giovanni Moreno, entre otros.

Fue muy poco lo que debían ajustar en ese pequeño. En la cancha de arenilla frente a las oficinas del Envigado F.C. en el Parque Estadio Sur, sus formadores le hicieron una invitación que, de algún modo, actualmente lo tiene como el socio de todos en la Tricolor.

“Buscamos que se incluyera más en el grupo porque su capacidad lo llevaba a ser un jugador muy individual. Le pedimos que jugara más en conjunto porque eso nos iba a llevar a ser más grandes”, anota ‘Chucho’ sobre ‘Juanfer’, al que tuvo al mando en ese título del Ponyfútbol en 2006, del que terminó como el jugador más valioso.

En ese tránsito de promesa a realidad, el antioqueño no solo se mostró atrevido y con personalidad: “A veces él cogía el balón desde nuestra área y lo llevaba hasta la del rival sacándose una cantidad de niños”. Fue más allá. Su nobleza le dio para aprender de sus errores y conseguir que todos sus compañeros lo siguieran.

Fue Santa Marta el escenario para comprobar que los grandes también pueden caer. Allí falló el penal que le entregaba el campeonato a Envigado. “Se lo taparon y el niño quedó muy frustrado”, recuerda el técnico, quien junto a su cuerpo técnico aprovechó para hacerle saber que ese era solo el principio de un camino en el que malograría varios cobros, pero encajaría muchos más.

Así se fue moldeando aún más su carácter. Y ese proceso continuó con un episodio en un torneo infantil en el municipio de Envigado: “Ese día íbamos perdiendo 2-0. Por un acto de indisciplina que tuvo en la semana, no lo pusimos de titular. Él desde el banco nos pedía que le diéramos la oportunidad de jugar porque sabía que ese partido lo empatábamos y lo ganábamos”.

Al final, el ‘Naranja’ ganó 3-2 ese juego con dos goles de Quintero, pero el verdadero triunfo fue reconocer su error y asumir el liderazgo en esa difícil situación.

“Es muy noble. Tiene mucho amor por el ser humano. En cierta ocasión le dieron un dinero por una buena actuación, y lo primero que hizo fue invitar a sus compañeros a ‘mecatiar’…”, relata ‘Chucho’.

Ahora, cuando vive un momento dulce junto al balón, ese niño de pantaloneta larga no se olvida de sus inicios. Antes ir a Rusia, donde Pékerman con un “Juan, sos un crack” reafirmó eso que vieron en la cancha de El Dorado sus primeros entrenadores, visitó su casa naranja para contar lo feliz que está en Argentina con la orientación de Gallardo y que tiene el deseo de regresar a Europa en un futuro no muy lejano.

“Él pudo asentarse en su talento. Le agradecemos mucho a la gente del River Plate por el trabajo que han hecho con él. Ha tenido siempre condiciones, pero le ha faltado asentar un poquito la cabeza”, admite Betancur, quien ve al creativo listo para dar el gran salto y le resta importancia a sentencias negativas que dictan que ‘Juanfer’ es un jugador de tanque chico, que se distrae con el reggaetón o que le cuesta mantenerse en forma.

“Juan Fernando está para jugar en los grandes clubes del mundo. Me gustaría que un equipo como Real Madrid o Barcelona pudiera cogerlo y arroparlo porque ese niño es para dar mucho más”, afirma su mentor.

Pero ese capítulo lo analizará con mayor profundidad luego de la cita orbital. Por ahora, Betancur piensa en lo importante que puede ser esa zurda este martes (1:00 p.m.) frente a los ingleses, pues ve a ese duelo como un gran telón de fondo para confirmar que Quintero puede conseguir con Colombia algo histórico.

Ojalá que James se recupere porque es una dupla que nos puede llevar muy lejos. Ya lo demostraron ante Polonia. Si le ponemos a los ingleses el balón al piso, sé que los vamos a complicar”, considera ‘Chucho’ mientras busca en su celular las fotos que lo trasladan a los inicios de ese jugador al que no le queda grande la camiseta de la Selección.

1202
Ver galería

Quintero en Envigado F.C.

El crack, foco de todos los medios

1 / 1

0 Comentarios

Normas Mostrar