presentado por
Competición
  • Europa League

Mina y Muriel jugarán la final de la Copa del Rey en el Wanda

FINAL DE COPA | BARCELONA-SEVILLA

Mina y Muriel jugarán la final de la Copa del Rey en el Wanda

Barcelona, Sevilla y Federación han acordado esta tarde en Las Rozas que el partido se dispute allí el 21 de abril. Sus partidos de Liga serán aplazados al 9 de mayo.

Antes de que la Junta Directiva de la Federación se reúna este lunes en Las Rozas para poner fecha a las próximas elecciones a la presidencia (en abril), se ha debatido dónde será final de la Copa del Rey de 2018 que disputarán Barça y Sevilla. Los dos clubes y la Federación han llegado a un acuerdo para que el partido se dispute el próximo 21 de abril en el Wanda Metropolitano. Tras la cumbre, la Federación trasladó la petición al Atlético, que accedió sin pensarlo ya que era una prioridad para su presidente, Enrique Cerezo.

A la reunión han asistido, entre otros, por parte del Barça, Guillermo Amor, y por parte del Sevilla, su presidente José Castro. Juan Luis Larrea ha encabezado la comitiva de la Federación. El Barça ha puesto encima de la mesa la posibilidad de cambiar la fecha de la final, ya que su partido de Liga contra el Villarreal deberá ser aplazado al 9 de mayo, al igual que el Sevilla-Real Madrid, y existía la opción de invertir en calendario para aprovechar esa fecha libre para la disputa de la final de Copa. Sin embargo, el Sevilla se ha negado.

Así, todas las partes han acordado que la fecha de la final que se puso en verano no se cambie ahora y que los partidos aplazados de la 34ª jornada se disputen entre la 36º y la 37º. El Atlético, club organizador, también será su partido aplazo ante el Betis. Su intención es disputarlo el 22 o 23 de abril, aunque exista el riesgo de juntar en la capital de España ese finde semana a las aficiones del Betis y el Sevilla. Al club colchonero le viene mejor jugar entonces por calendario (se le acumularán los partidos si avanza en la Europa League) y para intentar recortarle tres puntos al Barça en la pelea por LaLiga (el equipo blaugrana no jugaría). Existe el precedente de la temporada pasada, en la que 24 horas después de la final del Calderón entre el Barça y el Alavés organizó en su estadio el Partido de las Leyendas con más de 50.000 espectadores en las gradas. LaLiga, de momento, sólo ha cambiado las fechas de los equipos finalistas de Copa. Los horarios de esos encuentros está aún por determinar.

También ha quedado claro en la reunión de esta tarde que el Barça no iba a acceder a que la final se jugara en Sevilla como pretendía José Castro (en el Sánchez Pizjuán o el Olímpico) y, además, que no iba a pedir como sede de la final el Santiago Bernabéu (el Madrid no lo ha ofrecido en ningún momento) ya que ve con muy buenos ojos el Wanda Metropolitabo: su capacidad, 68.000 asientos, es la adecuada para su gran masa social.

0 Comentarios

Normas Mostrar