LeBron sonríe: un triple de Wall fuerza el séptimo entre Wizards y Celtics

WASHINGTON WIZARDS 92-BOSTON CELTICS 91 (3-3)

LeBron sonríe: un triple de Wall fuerza el séptimo entre Wizards y Celtics

El base del equipo de Washington anotó el triple ganador a falta de 3,5 segundos. El último partido de esta serie se disputará en la madrugada del lunes al martes.

Las dos palabras más hermosas del baloncesto estadounidense se dibujaron este sábado en el cielo de Washington: Game Seven. Y lo hizo John Wall, con su hermosa y delicada pluma, y con un triple sobre Avery Bradley a falta de 3,5 segundos. Su lanzamiento paró el corazón de la capital y del estado de Massachusetts. Todos queríamos esto. Más madera sobre una de las mejores series de estos Playoffs, a pesar de sus intermitencias y sus marcadores abultados. Hay nervios, sangre y tensión. Pero, sobre todo, baloncesto y una nueva rivalidad entre franquicias y estrellas: Wall e Isaiah Thomas. Avery Bradley y Bradley Beal. Será el segundo séptimo encuentro de esta postemporada NBA. El primero que jugarán los Wizards desde 1979. "Es donde nacen las leyendas", comentó Thomas. Pues al lío.

Y mientras, en Ohio, LeBron James sonríe. Observa con deleite como su próximo rival se asfixia en una eliminatoria que parece eterna pero que quedará decidida el martes (02:00 hora española). En lo que llevamos de Playoffs, el alero de los Cavaliers ha disputado 339 minutos. Por su parte, John Wall lleva 462 y como mínimo jugará 30 minutos más: 492. Mientras, Isaiah Thomas está en 425 con destino a los 455. Beal, 459 (489). Bradley, 424 (454)... Irving, 275. Mucho tiempo en unas piernas ya de por sí cansadas: ambas plantillas solucionaron sus partidos de primera ronda en seis encuentros. Los Cavs, en cuatro. A todo esto hay que añadir viajes, estancias fuera de casa... LeBron sonríe. Su política de arrasar con muchos minutos de juego para luego descansar, tiene sus frutos: duerme en su propia cama desde el pasado domingo. La bestia se relaja. Calma antes de la tempestad.

Mal inicio, gran final

Los Celtics llegaron a Washington retadores. Entraron en el Verizon Center vestidos de riguroso luto. La vestimenta que llevaron los Wizards en el tercer duelo de la Regular Season. Boston quería rematar la serie, pero no lo lograro. "No vengas a mi ciudad de negro como si fuera un funeral", señaló Wall tras un triunfo sudado y que parecía imposible... para cualquiera de los dos equipos. Ninguno tuvo sangre fría en los dos primeros cuartos. En el primer periodo, Wall se ahogaba y los Celtics se daban contra una pared. El 4/17 en tiros de campo de inicio de Boston era un despropósito. Al igual que el 1/9 del base de los Wizards. Una irracionalidad que llevaba a sequías profundas. Los Celtics se quedaron atascados casi nueve minutos sin anotar en juego entre el primer y segundo cuarto. Washington, siete minutos (14 fallos seguidos) entre el segundo y el tercero.

Relacionado | Pique Wizards-Celtics: del "vamos de funeral" al "les patearemos el culo"

El 66-69 al iniciarse el último episodio era lo lógico. Gortat solo pudo jugar 25 minutos por faltas y Olynyk se quedó en 21 por la misma razón. Sin una de sus referencias en la segunda unidad, los Celtics sufrieron con su banquillo. Solo cinco puntos de jugadores no titulares. Aunque los Wizards iban a la zaga con 13. Wall arrancó en la segunda parte. Anotó 23 de sus 26 puntos en esos 24 minutos. Beal llegó a los 33. Thomas y Bradley se hicieron con 27. El base de los Celtics y su habilidad en el último cuarto llevó el marcador a un insalvable 82-87 con solo 1:34 por juego. Parecía set y partido. Sin embargo, estalló la tormenta con un parcial 5-0 que llegó al 10-4 con ese triple mágico de Wall que ya es parte de la historia de los Wizards. Habrá Game Seven. Qué maravillosas palabras.

0 Comentarios

Normas Mostrar