La prensa de Nueva York carga con los Knicks: "Notoriously Bad"

NETS 120 - KNICKS 112

La prensa de Nueva York carga con los Knicks: "Notoriously Bad"

Tras la derrota en Brooklyn, Porzingis crítica la "confusión" de la plantilla. Los Nets ganan su primer partido en casa en 2017.

Pasaron muchas cosas en el tercer derbi neoyorquino de la temporada, si bien buena parte de la atención estuvo centrada en lo ocurrido alrededor del parqué que en lo acontecido en él. Los Nets llevaban 16 partidos sin ganar en su casa, el Barclays Center. No lo habían hecho en lo que llevábamos de 2017... hasta que llegaron los Knicks en la noche del 12 de marzo. A ritmo de triples (14 en la primera mitad para establecer un nuevo récord de la franquicia) y con un Brook Lopez en modo francotirador, Brooklyn se regaló su duodécima alegría del curso en un partido en el que dominaron de cabo a rabo. Los Knicks, con Porzingis (19 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias y cinco tapones, uno de ellos a Dinwiddie que tienen que ver si aún no lo han visto) y Carmelo (27+7+3) al mando, únicamente pudieron maquillar el bochorno en la segunda mitad tras enfilar el túnel de vestuarios con el 67-49 luciendo en el marcador. 

Willy Hernangómez fue de nuevo titular y aportó 6 tantos y 10 rebotes, si bien su 3/8 en tiros estuvo en consonancia con la falta de acierto visitante (41,5%), también superados en el rebote (55-43) e incapaces de aprovechar las 7 pérdidas de más cometidas por su rival. Al término del encuentro, el hombre sobre el que la franquicia está llamada a pivotar habló de "confusión" a la hora de analizar todo lo que en ella está sucediendo. "Hay muchas cosas que no están claras. Así es difícil jugar. Lo que hacemos es muy básico. Sobre todo jugamos muchos uno contra uno. Tanto Carmelo, como Derrick (Rose). Courtney (Lee) y yo mismo intentamos hacer así que las cosas funcionen pero no es el camino adecuado. Es muy extraño", comentó el letón tras ver cómo se les escapaba el primer derbi del curso con Charles Oakley como testigo en la grada. Oakley también pudo presenciar como 'Melo' alcanzaba los 10.000 puntos convertidos con los Knicks, el séptimo en lograrlo con los de Manhattan.

Los Nets, con hasta siete hombres anotando en dobles figuras aprovechando la fragilidad defensiva de su vecino, brindaron un buen tributo a su afición. Todo en la misma noche en la que la franquicia homenajeó a uno de los más ilustres personajes de Brooklyn: Notorious Big. En la semana en la que se cumplieron 20 años de su asesinato, los Nets colgaron en el techo del Barclays Center un banner con el nombre del célebre rapero en el que se podía leer: "Propagar el amor, ese el estilo de Brooklyn". La madre de tan recordado artista no se lo quiso perder y asistió por primera vez en su vida a un partido de la NBA. "Recordad lo que mi hijo dijo en el pasado: 'Brooklyn, lo hicimos". Unas palabras que sirvieron de inspiración a los de Aktkinson para doblegar a unos Knicks que, jugando con el nombre del homenajeado, fueron duramente criticados por la prensa local: "Notoriously bad (notariamente malos)".

0 Comentarios

Normas Mostrar