Guerra: Llevo tatuado en el corazón a Nacional y a la afición

Atlético Nacional

Guerra: Llevo tatuado en el corazón a Nacional y a la afición

Miles de hinchas despidieron al venezolano que fue transferido al Palmeiras. "Me voy por la puerta grande. No olvidaré a este club porque hicimos cosas importantes", dijo.

Se ganó a pulso ese coro que le regaló a todo pulmón la afición verdolaga en el Atanasio Girardot. Y lo mismo sucedió este viernes con el homenaje de despedida que le organizó la barra popular Los del Sur en la sede administrativa de Atlético Nacional en Itagüí.

Allí, Alejandro Guerra no pudo contener las lágrimas mientras miles de seguidores del cuadro verde coreaba: “¡venezolano, venezolano! o “al ‘Lobo’ muchas gracias”. El mejor jugador de la pasada Copa Libertadores se rindió ante el emotivo encuentro con ese grupo que se propuso conquistar a su llegada a Nacional.

“Yo no soy una persona de soltar lágrimas donde sea y miren (…) Despedirse de toda esta gente nos es fácil. Desde que me levanté esta mañana sentí algo en el pecho. Le dije a mi esposa que estaba nervioso, como si fuera a jugar la final del mundo o de la Libertadores”, declaró el volante.

Y agregó: “Desde que llegué mi sueño era que me coreara la tribuna. Pude lograrlo con mi esfuerzo y el de mis compañeros”.

Con la imagen de su celebración de uno de los goles que le marcó a Huracán en mayo de 2016 como telón de fondo, el ‘Lobo’ disfrutó por última vez del calor de la afición, recibió algunos presentes y pudo expresarles con algo de nostalgia el agradecimiento que siente por todo lo que vivió en esta institución, a la que se unió en 2014.

“Me llevo un tatuaje en mi corazón porque esta hinchada merece cariño y respeto. No voy a poder olvidar a este club porque hicimos cosas importantes y a esta hinchada. Cuando llegué no fue fácil y no tuve continuidad por distintos motivos, pero hoy salgo por la puerta grande de Nacional. Y hacerlo no es fácil porque este club ha hecho historia”, enunció el venezolano.

Ahora, su mente está puesta en Palmeiras y en brillar en un país absolutamente futbolero. Eso sí, antes de hablar de ese nuevo camino, Guerra subrayó que “ganar la Libertadores es algo imborrable para cualquier jugador” y que nunca olvidará el 2016.

“Palmeiras es un reto importante. Tengo las mejores expectativas y mucha ilusión de poder hacer historia también en Brasil”, comentó sobre su nueva casa.

Por último, le agradeció al técnico Reinaldo Rueda, al que describió como “un ser humano sincero que sabe llevar al jugador”, y contó que habló con él antes de la cirugía de cadera. Además, tuvo gratitud con Pompilio Páez por ser el artífice de su llegada a Nacional y estar siempre presente en su caminar con el Rey de Copas.

“Cuando me hablen de Nacional en Brasil diré que soy un hincha más”, zanjó el ‘Lobo’ para extender aún más ese idilio con la afición que lo premió cada juego con el cántico que más amó: “¡venezolano, venezolano!”.

0 Comentarios

Normas Mostrar