AÑO 2016

Las fiestas más polémicas y sonadas del deporte en 2016

El año que está a punto de terminar ha dejado momentos imborrables. Algunos deportistas han sido noticia por sus espectacular salidas nocturnas.

Lochte y su asalto a punta de pistola: el conocido nadador y otros tres compañeros (James Feigen, Gunnar Bentz y Jack Conger) vivieron una noche intensa en Río, tanto que se llegaron a inventar haber sufrido un atraco a punta de pistola para ocultar un caso de vandalismo y pelea con el guardia de seguridad de una gasolinera. Lochte logró salir del país antes de que la Justicia brasileña pidiera una orden de búsqueda y arresto contra él y sus compañeros. Bentz y Conger no tuvieron la misma suerte y fueron retirados por la policía de dentro del avión el miércoles por la noche, cuando intentaban embarcar de vuelta a Estados Unidos. Su aventura en los JJOO de Río no acabó como esperaban...

Castrogiovanni, de fiesta con Ibrahimovic: las fotos de la fiesta de Ibrahimovic, Pastore, Sirigu y Verratti en Las Vegas dieron la vuelta al mundo en cuestión de horas. Pero la resaca de esa reunión de amigos y amigos tuvo daños colaterales ya que hubo asistentes que nunca debieron estar ahí o deberían haberse escondido mejor. Es el caso de Martín Castrogiovanni, un jugador del equipo de rugby francés Racing 92. El jugador de rugby se ausentó de la semifinal de Champions de rugby por motivos personales y apareció en la fiesta de los jugadores del PSG.

Carlos Vela, de concierto y no enfermo: el mexicano no acudió a entrenar ya que según había explicado a los técnicos de la Real Sociedad se encontraba malo con una gastroenteritis. Unas fotos subidas en las redes sociales demostraron que el futbolista se había escapado a Madrid para vivir en directo un concierto de Chris Brown. El club txuri-urdin confirmó que no tenía permiso especial, por lo que fue sancionado.

Tyson Furi, de fiesta con los hoolingans en la Euro: el flamante campeón británico del WBA no dudó en invitar a sus compatriotas a 1000 euros en alcohol antes del partido ante Islandia contra Inglaterra en Niza. Su equipo perdió el choque ante la una de las cenicientas del torneo y dijo adiós a la Euro.

Rooney y la Selección: el delantero del United fue fotografiado en estado de embriadez en una fiesta a las cinco de la mañana en una boda privada que se celebraba en el hotel de concentración de Inglaterra. Las fotos dieron la vuelta al mundo. El futbolista inglés pidió perdón por lo ocurrido y la FA tomó la decisión de prohibir las salidas de sus internacionales durante las concentraciones.

Kokorin y Mamaev, de celebración tras caer en la Euro: ambos internacionales rusos fueron protagonistas en una fiesta nocturna en Mónaco. En el video, que fue difundido en las redes sociales, varios camareros les llevan botellas de champán decoradas con fuegos artificiales mientras un DJ hace sonar el himno de Rusia. Se gastaron 250.000 mil euros en 500 botellas de Champán. Fueron multados por la Federación Rusa.

Araujo y Nauzet Alemán, de discoteca y pelea: ambos jugadores de Las Palmas disfrutaron en febrero de la noche de la isla en la discoteca 'Chester' y se vieron involucrados en una pelea de la que Nauzet salió peor parado con un corte en su rostro que le supuso 18 puntos de sutura.

Bolt y su fin de JJOO: el atleta jamaicano se despidió de Río de Janeiro tras los Juegos Olímpicos a lo grande. Reservó un local en la localidad De Bracos Albertas de Río, en el que celebró su 30 cumpleaños y el fin del torneo. Durante la celebración fue grabado mientras una joven le hacía 'twerking'. Además, se filtraron fotos del jamaicano en actitud cariñosa con otra joven brasileña.

McGregor, fiesta loca tras la UFC 202: el luchador irlandés publicó a través de su página web la fiesta de piscina que tuvo lugar al día siguiente de su triunfo frente a Diaz. Bellezas, alcohol y, sobre todo, diversión.

Parejo, con vídeo incluido: el capitán del Valencia fue grabado por un anónimo en una discoteca con evidentes síntomas de embriadez. Los hechos ocurrieron un fin de semana que el Valencia tenía libre, que ya se había aplazado su partido con el Real Madrid ya que los blancos estaban en Japón disputando el Mundial de Clubes. El conjunto valencianista no estaba pasando por su mejor momento, con una gran crisis deportiva y rozando los puestos de descenso.

Mayweather y sus celebraciones locas: no se puede destacar una sóla fiesta del boxeador, ya que cada dos por tres está de celebración, y siempre por todo lo alto. Una de las costumbres que tiene es regalar billetes de dólares a sus acompañantes. Las mujeres también son otras de sus debilidades. En el 16º cumpleaños de su hija contrató a Justin Bieber.

Aubameyang, de fiesta a Italia: la estrella del Dortmund se quedó sin convocatoria para la Champions ante el Sporting de Portugal después de que se supiera que viajó a Italia un lunes a una fiesta privada en el Hotel Villa Borghi, en Varese, a unos 60 kilómetros de Milán. El asunto no trascendió.