REAL MADRID

Lucas Vázquez es el perfecto Gareth Bale de guardia

Su rendimiento provocó que no se echase de menos al galés. Es el duodécimo jugador más usado por Zidane con 1.178 minutos.

Lucas Vázquez ha conseguido que no se eche de menos a Bale durante el casi un mes que lleva éste de baja. Se ha convertido en el perfecto Bale de guardia. El Madrid ha jugado siete partidos desde la lesión del galés y Lucas ocupó su sitio en cinco. Sólo se cayó de la alineación por descanso ante la Cultural Leonesa y contra el Deportivo (tuvo que salir en el minuto 66 para remontar).

El gallego, además de acabar partido tras partido como uno de los que más kilómetros recorre del equipo (algo que tiene en cuenta Zidane y que su equipo técnico lleva medido al milímetro), fue protagonista. Ante el Sporting de Gijón provocó el penalti del 1-0. Contra el Barcelona, Mascherano le hizo un penalti que Clos Gómez no vio y luego hizo el bloqueo para que Ramos empatase de cabeza en el último minuto. Ante el Borussia Dortmund, su derroche fue constante y el rato que estuvo ante el Deportivo dio la asistencia a Mariano y volvió a hacer el bloqueo a Ramos para facilitarle el gol del triunfo. En el Mundial brilló en la semifinal y en la final y siempre tuvo recorrido tanto en ataque como en defensa.

Su presencia en el equipo es importante y por eso es el duodécimo jugador más utilizado por Zidane con 1.178 minutos. Supera a gente del peso de Isco, Morata, Pepe o James y lo hace apoyado en sus buenos números. Es el tercer máximo asistente del equipo con seis pases de gol (empatado con Cristiano) y por detrás de James (ocho) y Kroos (nueve). Sólo el colombiano tiene mejor promedio que él en este sentido.

Zidane está encantado con él. Cuando no juega no se queja y cuando lo hace, se hace notar. No se arrugó en ninguna de las tres finales que disputó. En la Champions fue suplente, pero pidió tirar el primer penalti de la tanda con tal firmeza que sorprendió a sus compañeros. En la Supercopa de Europa ante el Sevilla asistió a Ramos en el gol del empate en el 92’ y en el Mundial fue de los mejores del Madrid. Tres títulos, tres celebraciones y tres rituales. En cada partido se grabó un vídeo con las respectivas Copas para su amigo Borja. “Van tres de tres”, dijo en el último. Y en dos fue titular..