GP AUSTRIA

El italiano Iannone gana el Gran Premio de Austria de MotoGP

El italiano se impuso a su compañero Dovizioso y acabó con la sequía de seis años. El mallorquín cerró el podio, Rossi fue cuarto y Márquez quinto.

DORNA

Tensa y emotiva carrera de MotoGP en el GP de Austria que ha terminado al grito de ¡¡¡Forza Ducati!!! Ha sido así gracias a un gran doblete firmado por Iannone y Dovizioso, rematado con el tercero de Lorenzo, que le permite regresar al podio cuatro carreras después y completar una foto con mucho aroma ducatista, porque encuadra a sus dos pilotos del presente y al de la próxima temporada.

Al fin ha roto la casa de Borgo Panigale una sequía de victorias que se prolongaba desde Australia 2010, donde Stoner les hizo ganar por última vez. Desde entonces, ni el fichaje de Rossi para las temporadas 2011 y 2012 ni el dinero del grupo Audi, que empezó a poner la carne en el asador a partir de 2013, les traía la ansiada victoria. Empezó a enderezarse la nave con el fichaje de Gigi Dall’Igna en pleno 2014, el mismo que creó una Desmosedici que dio un paso adelante ya en 2015 y que en 2016 por fin es ganadora. Precisamente Stoner, piloto probador de la fábrica italiana, ha presenciado desde el box del equipo oficial su regreso a la victoria y, cuando los dos Andrea rodaban ligeramente por delante de las dos Yamaha de Lorenzo y Rossi, decía que todo estaba en manos de los pilotos, dando a entender que no podían volver a fallar como hicieron otras veces.

Nadie lo dijo en el box rojo, pero a todos se les pasó por la cabeza el desenlace de Argentina, donde los dos Andrea acabaron en el suelo en la penúltima curva por culpa de Iannone. Esta vez el adelantamiento definitivo del 29 fue limpio, a cinco del final, y tiró como alma que lleva el diablo para que Dovizioso no tuviera oportunidad de meterle rueda al final. Así fue y, además, dio la sensación de que se conformó con la segunda plaza, porque de ir pegado a la rueda de su compañero pasó a cruzar la meta a nueve décimas de distancia. Él no haría nunca lo que Iannone le hizo en Argentina. Además, él seguirá en Ducati mientras que Iannone se irá a Suzuki.

Tras ellos, a tres segundos de distancia, no hubo pelea por el tercero porque Lorenzo supo mantener a medio segundo a Rossi. Al mallorquín se le veía feliz inmerso en la fiesta Ducati. Sabía que era el circuito propicio para que las Desmosedici acabaran por delante y a él le valió con superar a sus rivales por el título. Lo hizo con Rossi y con Márquez, que cruzó quinto la meta y también contento por el éxito ducatista. Eso le ayudó a minimizar los daños de un GP que ha sido muy difícil para él por la caída del sábado y porque su Honda no se adaptada al Red Bull Ring. Su quinto es todo un triunfo comparado con el séptimo de Pedrosa. Y entre ambos, Maverick, que acabó tal como salía, sexto.

Los momentos previos a la salida sirvieron para comprobar la tensión que había, con Iannone cambiando de decisión en el último momento sobre los neumáticos que debía montar. Se decantó por el blando y el medio, mientras los demás apostaban por el medio y el duro. Le salió bien la jugada y ni su dolor de costillas le frenó camino de su primera victoria en la clase reina. The maniac ya ha ganado en todas las categorías, y eso no lo pueden decir muchos pilotos.

La salida trajo sanciones, porque Barberá, Bradl, Bautista, Crutchlow y Hernández se saltaron la salida, siendo el valenciano descalificado con bandera negra al no ver la pizarra y no saltarle en el cuadro de mandos la sanción del ride through. Y metros después, en la primera curva, se vio un toque de Márquez a Lorenzo que hizo que éste se saliera ligeramente de la pista. A diferencia de las últimas carreras, el campeón se sobrepuso a la adversidad y volvió a la pista aún con más ganas, para acabar siendo el primero de los que se juegan el título. Eso le permitió meterle un mordisco de cinco puntos a los 48 que le sacaba Márquez, con lo que ahora son 43 con ocho carreras por delante.

Si aún hay Mundial o no se sabrá en función de lo que pase el domingo próximo en Brno, un circuito que le gusta mucho a ambos y en el que Ducati debe refrendar que lo de Austria puede tener continuidad.